terapia parejas

El Gabinete Médico y Psicológico Dr. Romeu y Asociadas, con una historia de 40 años y dedicado a la salud médica y psicológica de las personas, está formado por un equipo de profesionales especializados en diferentes materias. Lo conforman Psiquiatras, Psicólogos, Neuropsicólogos y Sexólogos.

El área de Psicología trabaja realizando terapias individuales (con niños, adolescentes y adultos), terapias de pareja y terapias familiares.

El presente texto se centra en la especialidad de Terapia de Pareja. Esperamos que sea de su agrado y que le sea útil para entender en qué consiste dicho tipo de terapia y qué tipo de situaciones trabaja.

La pareja

La pareja es una díada formada por dos individuos que se atraen y se gustan, que se quieren y deciden compartir sus vivencias manteniendo una relación afectiva, más o menos formal.

Toda díada empieza con el cortejo, que es el proceso en el que se elige por atracción al otro individuo con el fin de establecer una relación íntima (sexual, amorosa…).

El enamoramiento es el estado emocional en el que los miembros de la pareja se sienten intensamente atraídos entre sí. Una fase inicial de deseo intenso del otro, de compartir la intimidad, de reciprocidad, en la que el individuo centra su atención en el otro, idealizándolo y queriendo estar en contacto físico constantemente. El enamoramiento se sustenta por la alegría (emoción), aunque se trata de una alegría vivida con una fuerte activación físiológica (nerviosismo, inquietud, aceleración cardíaca) que puede provocar sensación de desazón, pudiendo llegar a pasar momentos de “alegres malestares”.

La persona enamorada piensa frecuente e intensamente con el otro, llegando estos pensamientos a interferir en su actividad normal del día. Los niveles de concentración descienden. Podemos decir que su cabeza está en el otro y el resto pierde interés.

El enamoramiento está en gran parte en la química de nuestro organismo. Se inicia en la corteza cerebral, pasando por el sistema endocrino y transformándose en respuestas fisiológicas y cambios químicos en el hipotálamo, mediante la secreción de dopamina o norepinefrina, que por sus efectos similares a los producidos por las anfetaminas, producen un estado de euforia natural cuando estamos con la otra persona.

Podemos afirmar que el proceso de enamoramiento tiene fecha de caducidad. Lo sentimos, pero así es. El enamoramiento dura lo que dura, pero no más de tres años aproximadamente. Para volver a enamorarnos, muy probablemente tenemos que hacer un cambio de pareja…

Muchas personas se desaniman cuando conocen que esta etapa tan fabulosa termina. Pero le sigue otra más estable y harmónica, en la que la secreción de endorfinas proporciona en las parejas la sensación agradable de bienestar, sosiego y calma. En este punto, la relación crece verdaderamente.

Y llegados a este punto, podemos proceder a comentar el triángulo del amor de Sternberg:

terapia parejas

Una relación amorosa está constituida por los 3 elementos del triangulo, dependiendo la intensidad de cada elemento de la fase en la que esté la relación de pareja.

En una primera etapa de la pareja, el componente pasional (deseo y satisfacción, intensa sexualidad) es el gran presente. A medida que la relación evoluciona, gana terreno la intimidad, que representa el conocimiento del otro, la desidealización y la aceptación del mismo. Confianza, comunicación, comprensión, son características de este elemento. El amor lo compone también el compromiso, que es ya, el querer al otro y decidir mantener este amor. Implica compartir, cuidar, respetar, empatizar, disfrutar, generar proyectos comunes de pareja. En toda relación es importante mantener y cuidar los 3 elementos para que ésta perdure de forma sana, funcional y satisfactoria. En las relaciones de pareja la pasión va de más a menos y el amor de menos a más.

Problemas en la pareja:

Las relaciones amorosas no son perfectas, como nada en este mundo lo es. En ellas coexisten los problemas, que muchas veces la pareja misma los puede solucionar con voluntad, empatía y esfuerzo. Con otros recursos de redes familiares y sociales (amigos, compañeros, maestros…) también pueden encontrar salida a sus dificultades.

Sin embargo, otras veces los problemas pueden enquistarse y empeorar, llevando a la pareja a un estado de estancamiento, frustración y /o tristeza, distanciamiento y sentimiento de incapacidad para poderlos resolver ellos mismos.

Es entonces cuando la pareja decide acudir a un psicólogo profesional y empezar un proceso terapéutico que les ayude a solventar su situación difícil.

Los problemas que sufren las parejas pueden ser de diferente tipo:

  • Problemas de conducta (de uno o ambos miembros de la pareja)
  • Disputas frecuentes o generadoras de malestar significativo
  • Comunicación errática o disfuncional
  • Problemas de dependencia emocional
  • Problemas de celos o de desconfianza
  • Infidelidades
  • Miedos
  • Enfermedades crónicas o trastornos clínicos de uno (o ambos) de los conyugues
  • Problemas relativos a la paternidad/maternidad
  • Crisis debidas a cambios del ciclo vital (maternidad, nido vacío…)
  • Procesos de separación…

Psicología de pareja: La terapia

La Terapia de Pareja, proceso conceptualizado en un marco terapéutico, ejecutado por un Psicólogo especialista en Terapia de Pareja, tiene como objetivo ofrecer a la díada amorosa, en un contexto profesional y agradable, el camino o la forma más adecuada para que puedan gestionar las dificultades que presentan, utilizando conocimientos científicos teóricos y prácticos, cómo y a través de herramientas para que ambos puedan solucionar el problema que les trae a consulta.

Existen diferentes Modelos de Terapia de Pareja: de tipo Cognitivo (Constructivista, Cognitivo-Conductual…), Humanista, Sistémico y Psicoanalista.

En nuestro Gabinete el abordaje terapéutico es el que consideramos más eficaz, de tipo ecléctico o integrativo, combinando conocimientos y técnicas de la Escuela Constructivista, Cognitivo-Conductual, Sistémica y Existencialista, con especial atención a técnicas estructurales sistémicas, experienciales, emocionales y expresivas, entrenamiento en herramientas de comunicación y de resolución de problemas, evaluación de las expectativas y modelos que cada miembro de la pareja tiene en una relación feliz, alternativas atribucionales a creencias y conductas…

La Terapia consta de diferentes fases:

  • Planteamiento del problema y evaluación del mismo
  • Elicitación de objetivos de la terapia
  • Tratamiento
  • Cierre

Son 3 los factores relacionados con el éxito terapéutico: las características de los clientes, el tipo de alianza terapéutica y factores del psicoterapeuta y de las técnicas empleadas.

Investigaciones de Gottman: Las 3 categorías de elementos de una relación feliz y estable (Gottman, 1999)

Las investigaciones realizadas en el campo de Terapia de Pareja revelan que para que una pareja mantenga una relación positiva, harmónica y estable es preciso:

  • Generar y mantener un clima emocional positivo, con afecto, admiración y confianza mutua.
  • Distinguir lo que tiene de lo que no tiene solución y saber conversar y negociar, no solo lo solucionable sino también, lo que no tiene solución.
  • Construir espacios de intimidad y significados compartidos. Apoyar e incentivar los anhelos y expectativas del otro.

 En nuestro Gabinete estaremos encantados de poder colaborar con ustedes, con el fin de mejorar y solucionar las dificultades que puedan estar viviendo en el seno de la relación. Para esto nos hemos formado y por ello trabajamos. Una buena Terapia de Pareja es eficaz y funciona.