Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psiquiatría : Alcohol como refresco
alcohol como refrescos

¿Mejora el alcohol la bondad de los refrescos? ¿O es, simplemente, un veneno añadido? El verano tiene sus leyes en cuanto al consumo de alcohol. El aumento de calor y la necesidad de transpirar marcan una serie de normas en cuanto a su consumo.

Lo que el cuerpo pide, en verano, es reponer las pérdidas de agua y de sales minerales que se eliminan a través de la sudoración. El alcohol no sirve para nada, aparte de que supone un incremento de calorías innecesarias.

El alcohol es la “droga social” por excelencia junto con el tabaco. El número de personas que tienen problemas con el alcohol es muy elevado. Se calcula que un 10 % de la población ha bebido alcohol de forma imprudente, al menos una vez en su vida.

El consumo “imprudente” del alcohol se caracteriza por:

  • Excesiva cantidad: Se considera que más de 120 gramos diarios de alcohol en los varones, y más de 100 gramos diarios en mujeres, son excesivos.
  • Con independencia de la cantidad, es problema cualquier ingestión de alcohol que ha quebrantado la capacidad de reacción, el control de los impulsos, la adaptación social, laboral o familiar.
  • Es problema si la persona tiene dificultades para controlar la cantidad de alcohol que bebe si empieza a hacerlo. Hay personas que pueden pasar días sin beber, pero ser incapaces de parar tras la primera copa.
  • También es problema la sensación de que uno quiere controlar su forma de beber, pero le resulta muy difícil lograrlo.

En nuestro entorno los problemas con el alcohol son frecuentes. En verano aumenta el consumo en terrazas, fiestas mayores y discotecas. Teniendo en cuenta que el alcohol no sirve para refrescarse ni para quitar la sed, el consejo básico es: beberlo con gran moderación, o desecharlo por completo. Sumémonos a la moda sana de las aguas minerales, máxime cuando tenemos en nuestro pais algunas que se cuentan entre las mejores del mundo.

¿Sabía Ud. que…?

Interacciones con otros medicamentos

El alcohol interactúa con muchos medicamentos. Veamos los principales:

MedicamentoTipo de acción
ParacetamolAumenta la toxicidad hepática
AntidepresivosAumenta la sedación
Benzodiacepinas (ansiolíticos)Aumenta la sedación y la lentitud psicomotora.
Antiulcerosos gástricosLa ranitidina incrementa los niveles plasmáticos de alcohol al dificultar su eliminación (¡atención conductores!).
AntibióticosAlgunos de ellos (doxiciclina, eritromicina) son interferidos en su absorción o en su eliminación.
AntidiabéticosAlgunos de ellos (clorpropamida, tolbutamida y tolazamida) convierten en tóxico al alcohol.

¿Qué caracteriza el trastorno por dependencia al alcohol?

  • Incapacidad para dejar de beber.
  • Repetidos intentos para reducir la cantidad de alcohol consumida (incluso con periodos de abstinencia total).
  • Sobreingestas más o menos esporádicas.
  • Periodos de amnesia para algunos sucesos ocurridos durante la intoxicación.
  • Continuar bebiendo a pesar de percibir consecuencias negativas para la salud o para la conducta adaptativa (social, familiar, laboral).