Cómo superar la inseguridad

inseguridad - Cómo superar la inseguridad

La inseguridad es uno de los problemas más comunes en nuestra sociedad. Vivimos sometidos a mucha presión, tanto en edad adulta como cuando somos niños, por lo que hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de gestionar las relaciones interpersonales.

El origen de la inseguridad

Normalmente, la inseguridad viene creada a partir de las expectativas que crear nuestras personas más cercanas, y cada cual con eso se genera una serie de limitaciones que pueden llevar a problemas psicológicos de mayor o menor gravedad. A fin de cuentas, cada cual es responsable de sus propios pensamientos, aunque estos se vean sujetos a factores externos.

El origen de las inseguridad es nuestra propia distorsión de la realidad. En primer lugar, hay que tener en cuenta cómo hemos sido educados. Normalmente, padres y madres se empeñan en alentar a sus hijos a conseguir todo lo que se propongan, como si el hecho de intentarlo ya fuera suficiente para lograrlo. Sin embargo, no se pueden tener todas las habilidades o capacidades del mundo, y menos elevar las expectativas ante los diferentes retos que nos pone la vida.

Una cosa es no ponerse objetivos que requieran un esfuerzo y otro pensar que somos capaces de todo. Los extremos no son buenos, y por eso ponerse en el otro lado, donde crees que no puedes hacer nada por la inseguridad que te domina, puede ser igual de contraproducente que un exceso de confianza.

Si bien es cierto que las inseguridades suelen surgir en primera instancia cuando abordamos tareas creativas o físicas, donde uno no siente que tenga la capacidad para llevarlas a cabo, también aparecen en términos de relaciones personales.

Identificar a una persona insegura

Algo que en ocasiones se excusa con el típico “es que es tímido” no es más que una expresión de esa inseguridad. Hay que saber identificar los factores que determinan la personalidad de un niño, ya que de ellos depende cómo se van a relacionar en un futuro. Al fin y al cabo, su personalidad se moldea en los primeros años de vida, por lo que no gestionar correctamente esas inseguridades puede hacer que se conviertan permanentes.

Independientemente de la edad, hay que tratar de superar esas inseguridades que afectan al autoestima. No existe un remedio mágico que sirva para todas las personas inseguras, sino que se deben introducir una serie de pautas en la vida cotidiana para modificar ese rasgo de la personalidad y poder tomarse con otra actitud las situación que requieren salir de la zona de confort.

Formas de combatir la inseguridad

Una de las principales armas que tenemos es el verdadero autoconocimiento. Cuando una persona sabe qué se le da bien y qué no puede responder mejor a esas preguntas que suelen hacerse en silencio, solo dentro de la propia cabeza. Sin duda, tener en cuenta cuáles son las virtudes que te empujan a lograr lo que buscas y tener claro en qué puedes fallar.

Si haces un ejercicio práctico y lo escribes en un papel, igual que hacemos a veces con los pros y contras de una decisión importante, se deben sopesar las características propias para ver hasta dónde se puede llegar. Un error muy habitual es compararnos con otras personas y sentirnos inferiores, pero eso es porque no las conocemos por completo o porque solo nos centramos en los aspectos positivos más concretos.

banner drromeu - Cómo superar la inseguridad

Hay que tener muy claro que no es lo mismo cómo es una persona que cómo se proyecta al exterior. Las personas con mucha autoestima son capaces de mostrarse a otros con una gran seguridad; eso no significa que sean así exactamente. De ahí que no debamos compararnos con ellos ya que no conocemos su historia completa.

Hoy en día es muy común mostrar aspectos de nuestra vida en redes sociales, generalmente todo lo bueno y divertido que nos sucede. Como es lógico, la vida va mucho más allá de esas publicaciones y no se puede tomar la parte por el todo a la hora de sacar conclusiones.

Con el objetivo de sentirse mejor con uno mismo, deben introducirse rutinas que sean positivas tanto para el cuerpo como para la mente. Una dieta sana y equilibrada nos permite estar en plenas facultades, y si lo combinamos con actividad física estaremos en condiciones óptimas. Una de las situaciones más habituales a la hora de sentir inseguridad es cuando hay un aumento de peso por comer mal y llevar un estilo de vida sedentario, que poco a poco va condicionando otros aspectos de nuestro día a día.

Tratamiento psicológico

Si una persona no es capaz por sí misma de superar esa sensación de inseguridad y nota que se va ampliando a diferentes ámbitos de su vida, lo más recomendable es acudir a un psicólogo profesional. Es importante tratar el problema de la autoestima, porque si no se ataja a tiempo puede influir negativamente en las relaciones interpersonales.

Además, la inseguridad puede desembocar en otras patologías, como puede ser la fobia social, de manera que el tratamiento personalizado de un psicólogo es imprescindible. Con sesiones de terapia se podrán reconducir las dudas del paciente y aprender a valorar en su justa medida lo que opinan los demás. A fin de cuentas, nadie te conoce mejor que tú mismo.

Como suele decirse, el primer paso para superar un problema es identificarlo. Las personas inseguras viven muchas veces aisladas de la realidad por esa espiral de inseguridad en la que entran, de forma que son las personas más cercanas las que tienen que entender que ahí hay un problema que necesita ayuda profesional. A veces encontramos familiares o amigos que buscan combatir esas inseguridades de forma equivocada, acrecentando las causas. Por eso es más indicado acudir a la consulta de un psicólogo que pueda guiar las pautas de recuperación.

Está claro que cada persona es un mundo y que las causas de inseguridad pueden deberse a diferentes factores, pero en la mayoría de los casos ayuda tener una actitud positiva frente al cambio y reconocer que existen pequeños comportamientos que contribuirán a ir recuperando la confianza poco a poco hasta acabar con la inseguridad.

Danos tu opinión


932 071 800