Este debate contiene 1 respuesta, tiene 2 mensajes y lo actualizó  DrRomeu hace 3 años, 6 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #993

    c.
    Participante

    Hola, tengo 22 años y hace dos me diagnosticaron depresión. Se supone que la venía arrastrando desde mi adolescencia, hasta que un día ya no pude más. Estuve en tratamiento, pero lo dejé hace 6 meses, por problemas económicos, principalmente. La cosa es que me sentía súper bien, pero este último mes he andado tan plana de ánimo, triste, cansada… tan nada. He visto a mis amigos y familia y hago mi vida normal, pero siento que en el fondo no estoy bien, como si estuviera fingiendo constantemente (como antes). Aparte de eso tengo dolores en toda la extensión de la espalda que me estresan más aún (lo irónico es que el médico me dijo que es algo casi enteramente psicógeno). No quiero que nadie se de cuenta, sobretodo mi familia, porque lo pasaron muy mal cuando estuve en la etapa más cruda del cuadro y la verdad es que no quiero hacer más daño. Siento que a pesar del tratamiento y de todo lo que la gente pueda decirme intentando ayudar, nunca podré cambiar mi sentido trágico de las cosas, nunca me sentiré bien conmigo misma… siento que esto ya es parte de mi persona y que nada de lo que haga podrá cambiarlo. No sé qué hacer, no quiero sentirme así… aunque a veces me dan ganas de tirarlo todo por la borda y flotar todo el día. Yo sé que esto no es como antes -ahora soy dueña de mí misma, puedo pensar con claridad la mayor parte del tiempo y los desórdenes alimenticios que una vez tuve se han quedado sólo como un fantasma merodeando por ahí- pero tengo miedo de volver a estar mal. Qué puedo hacer? de verdad no puedo decírselo a mi familia, bastante tienen ya con otras cosas de qué preocuparse.

  • #996

    DrRomeu
    Participante

    Posiblemente estás iniciando una recaída. Los trastornos depresivos, especialmente los de inicio temprano (en la niñez o la adolescencia), tienen tendencia a recaer. Se considera que, a partir de una tercera recaída, cabe considerarlos crónicos, y establecer tratamiento prolongado, de por vida incluso.

    Lo más aconsejable es ponerte nuevamente en tratamiento. Tu estado actual no tiene por qué formar parte de tu vida. El tratamiento te devuelve a un estado normal, tanto en el ánimo como en los malestares corporales, los cuales dependen de una mala transmisión de las señales del cuerpo a los puntos concretos del cerebro que las procesan y perciben.

    Es frecuente que estos malestares (mal llamados psicógenos, porque en realidad dependen de un fallo en los sistemas de neurotransmisión, igual que las depresiones) acompañen o coincidan con las alteraciones del ánimo. Puedes tener dolores, fibromialgia, fatiga, fiebre, afonía, tos… prácticamente todo.

    Normalmente desaparecen con el mismo tratamiento de la depresión, o asociando medicamentos muy concretos que actúan sobre las vías que comunican la corteza cerebral parietal (la que recibe las señales corporales) y la corteza cerebral prefrontal (la que procesa y percibe).

Debes estar registrado para responder a este debate.