Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psicología : Los síndromes más extraños que existen. Primera parte

En el ámbito de la psiquiatría y neurología existen algunos síndromes y trastornos mentales tan extraños y asombrosos que parecen formar parte del mundo de la ciencia ficción. Muchos de ellos, de hecho, llevan nombres de personajes de películas y series como el Síndrome de Dexter o el de Alicia en el país de las maravillas. Algunos de estos trastornos tienen cura y otros no, pero todos sorprenden por su rareza y peculiaridad.

Los síndromes más extraños

Estos síndromes están documentados por la comunidad científica, aunque no todos ellos aparecen en el DSM-IV.

En este artículo, os mostraremos algunos de estos trastornos y en próximas entregas, os iremos desvelando más.

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Se llama así por la novela de Lewis Carrol, aunque también es conocido como Micropsia. Este trastorno afecta la percepción visual, percibiéndose los objetos más pequeños de lo que realmente son. También, puede haber alteraciones en la percepción de la forma, situación espacial o temporal de los objetos.

Delirios de Capgras

Este trastorno es un tipo de delirio en el que el afectado cree que una persona cercana a él es un impostor. Se puede asociar a la esquizofrenia o a una desconexión entre el reconocimiento visual y la memoria afectiva, quizás resultado de algún daño cerebral o demencia.

El síndrome de Cotard

Se trata de un tipo de delirio típico de la Esquizofrenia, también conocido como el “Síndrome del muerto viviente” o delirio de negación. Los afectados por este síndrome creen que están muertas, que no existen o que han perdido sus órganos. Puede ir acompañado de alucinaciones visuales.

Koro (trastorno)

La gran mayoría de casos que padecen este trastorno se sitúa en el sudeste asiático, sobretodo en China, aunque se han detectado individuos de otros países que también lo sufren. Los hombres aquejados de Koro tienen un miedo o creencia irracional de que su pene se va reduciendo progresivamente hasta desaparecer por completo. Cuando el trastorno se presenta en mujeres, hace referencia a la contracción de los pezones.

La Maldición de la Ondina

El Síndrome de Ondine es un trastorno respiratorio que puede llevar a la muerte sufriendo de paro cardiorrespiratorio durante el sueño. Esta dolencia es congénita o desarrollada, debido a un trauma neurológico severo al tronco cerebral. En algunos casos, los respiradores artificiales pueden ayudar.

Síndrome de Amok

Se trata de un Síndrome ligado a la cultura que sólo se da en la isla de Java e Indonesia. Consiste en una súbita y espontánea explosión de rabia salvaje, normalmente después de sufrir una vergüenza social, que hace que el afectado corra alocadamente y ataque, hiera o mate indiscriminadamente a todos los que se va encontrando. Generalmente, este tipo de sujetos se suicidan después del ataque. Sino, quedan exhaustos y pasan por un período de depresión.

El síndrome del Dr. Strangelove

Se trata de una enfermedad de origen neurológico en la que una de las manos del sujeto se mueve de forma independiente a la consciencia del individuo. Las personas que padecen este desorden mueven una de las dos manos sin percatarse de ello, sin dar orden alguna a través de su sistema neurológico o psicomotor. Incluso, los afectados por esta enfermedad pueden realizar tareas complejas sin darse cuenta, como rascarse, vestirse o mover objetos.

Síndrome de Tourette

Los pacientes con este síndrome tienen tics compulsivos como movimientos faciales o tics vocales, de manera que el enfermo no puede controlar los sonidos y vocablos que emite, llegando incluso a prodigar insultos.

Síndrome de Munchausen

También llamado Trastorno facticio. Este tipo de enfermos simulan sufrir de dolencias y enfermedades infringiéndose daño a sí mismos a través de cortes, mutilaciones, ingestión de tóxicos, etc. Su objetivo es llamar la atención para que les cuiden y les atiendan, disfrutando de las curas.

Ceguera al movimiento

También llamado Akinetopsia, es un trastorno que no deja al paciente percibir el movimiento de aquello que le rodea. Cuando un objeto permanece inmóvil, pueden verlo, pero si se mueve, lo ven borroso o directamente no lo ven. Las causas de esta dolencia pueden deberse al daño producido por infarto cerebral o por cirugía craneal.