La ludopatía es un trastorno que durante los últimos años ha generado un mayor número de consultas . Seguramente el aumento del número de consultas se debe tanto a las campañas de difusión que se han hecho sobre la existencia y la desestigmatización de la ludopatía en sí,  como a que seguramente la era digital en la que vivimos ha hecho aún más extensivo el alcance de los juegos y su potencial adictivo, como el acceso a internet.

La ludopatía incluye desde las famosas máquinas tragaperras hasta juegos interactivos por internet.

Por todo ello, hemos considerado interesante hablar y hacer una descripción cercana de los síntomas que puede presentar una persona que sufre una ludopatía, pues a veces, como en otros trastornos mentales, puede ser mucho más difícil de detectar de lo que parece.

Síntomas de la ludopatia

La ludopatía se puede describir como en una enfermedad en la que el paciente se ve obligado por una necesidad psicológica incontrolable a jugar, de forma persistente y progresiva, afectando de forma negativa a la vida personal, familiar y vocacional. Actualmente está considerado en la nueva edición del DSM- V , como una adicción sin sustancia, y no ya como un trastorno del control de los impulsos. Es por ello que al tratarse de una adicción, la ludopatía incluye sintomatología propia de la conducta adictiva y sintomatología derivada de la sintomatología de abstinencia.

Los síntomas más comunes de una persona que sufre ludopatía pueden ser muy variados. Es común que las personas que sufren estos problemas escondan la situación.

Podemos encontrarnos con una persona a quien creemos que le está cambiando el caracter, alguien que se muestra más arisco de lo habitual o más nervioso. También es habitual que la persona se queje de dificultades de concentración y atención, dificultades de rendimiento en su entorno laboral y familiar o dificultades sociales.

La sintomatología de la ludopatía también puede englobar signos y síntomas propios de un trastorno depresivo o de un trastorno de ansiedad. La persona se puede mostrar más ansiosa, mostrándose más preocupada en general por las cosas, con sintomatología de crisis de ansiedad. Asimismo, los síntomas depresivos asociados pueden ser que la persona se muestre más triste, con menos ganas de hacer cosas, con un llanto más fácil, y con mayores dificultades con conciliación de sueño.

En resumen, pues, un cambio brusco en el carácter , con mayor agresividad, mayor retraimiento o aislamiento de nuestro amigo o familiar, o la instauración de síntomas de ansiedad o depresivos nos deben hacer pensar en una adiccióm al juego.

Por todo ello es importante si se detecta esta sintomatología en alguien cercano a nuestro entorno, pedir ayuda a un profesional y poder valorar las opciones de tratamiento .

El tratamiento incluye medicamentos que nos ayuden a mejorar la ansiedad y los síntomas depresivos , como fármacos antidepresivos, fármacos que nos ayuden a mejorar la sintomatología de impulsividad o la agresivida. También es importante poder gestionar y mejorar las alteraciones de sueño o de concentración.

Por otro lado, el tratamiento psicológico es básico en el acompañamiento para poder acabar con la adicción y los síntomas propios de la ludopatía.

Dra. Berta Garcia de Miguel
NCOL 38828