psicologia online

Las nuevas tecnologías se han ido incorporando a nuestras vidas de forma silenciosa y progresiva como algo completamente habitual y normalizado. En pocos años hemos pasado a tener telefonía móvil, reuniones y conferencias vía Internet, compras de todo tipo de productos a través de la red o tablets y ordenadores portátiles que podemos utilizar en cualquier sitio. Internet ha cambiado la forma de relacionarnos, informarnos y comunicarnos. El gran éxito que han tenido las redes sociales como Facebook o Twitter nos ayuda a ver sus posibilidades.

Psicología online: Gracias a chats y nuevas tecnologías

Hoy en día, más y más gente comparte ideas, pensamientos, emociones, se relacionan e interactúan a través de la red. La psicología se ha unido recientemente a esta corriente, integrando un tipo de terapia psicológica de calidad que, gracias a estos avances tecnológicos, se ha modernizado y globalizado, llegando directamente a los hogares de cualquier persona que así lo desee. Si preguntamos a los profesionales que realizan este tipo de terapia nos dicen que entre el 15% y el 50% de su actividad total está representada por estos tratamientos. Un trabajo de la clínica Mayo de Estados Unidos muestra que la terapia por Internet tiene una mayor aceptación entre personas de 25 a 55 años, sobre todo, mujeres trabajadoras. En primer lugar, es importante analizar cuáles son los requisitos necesarios para que una terapia psicológica sea eficaz y funcione:

  • La alianza o vínculo terapéutico: Primordial para que el cliente confíe y se sienta cómodo con el profesional y así pueda expresarse libremente. Debe crearse un vínculo emocional y acuerdos sobre tareas y objetivos.
  • Aceptación positiva incondicional (Rogers): El cliente no debe sentirse juzgado, pero el terapeuta tiene que ser capaz de decir aquello que no le parece bien.
  • La capacidad empática del psicoterapeuta: El psicólogo tiene que ser capaz de ponerse en el lugar del paciente y que este lo sienta.
  • La formación y preparación del profesional: El psicólogo debe estar suficientemente preparado, titulado en psicología y con formaciones complementarias. Debe especializarse en aquellos aspectos que trate pues no todas las patologías siguen los mismos procesos de tratamiento.
  • Reconocimiento del problema, solicitar ayuda, querer mejorar y trabajar para ello: Es vital que el cliente se implique en el proceso terapéutico, pues el cambio depende en gran parte de uno mismo. Si uno cumple estos requerimientos, el éxito de la terapia está garantizado.

La psicología online cumple perfectamente con estos requisitos. Veamos cuales pueden ser las ventajas de este método cada vez más extendido en nuestra sociedad:

  • Puedes acceder a un psicólogo de tu misma cultura e idioma desde cualquier sitio del mundo. Muy práctico para aquellas personas que residen en otros países y requieren de un tratamiento psicológico. También para gente de otras provincias o comunidades autónomas que no pueden trasladarse físicamente de forma continuada.
  • Las personas de movilidad reducida pueden beneficiarse de este tipo de terapia sin tener que mover cielo y tierra para ser trasladados hasta el consultorio.
  • Suponen un ahorro significativo en una sociedad dónde el tiempo es oro. Fácilmente combinable con agendas apretadas y recargadas de obligaciones. Se puede realizar más fácilmente fuera de los horarios habituales.
  • Se ha ampliado el mercado potencial de clientes a todo un grupo de individuos que por vergüenza, incomodidad o desconfianza no se atrevían a acudir a una terapia presencial. La anonimidad es total facilitando la inclusión de un gran sector de la población.
  • Es más económica ya que uno se ahorra el desplazamiento. Además, este tipo de terapia normalmente tiene unos precios más ajustados.
  • Según las investigaciones, la terapia online obtiene resultados iguales que en las terapias presenciales (Azy Barak, Liat Hen, Meyran Boniel-Nissim y Na’ama Shapira, “Revisión exhaustiva y meta-análisis de la eficacia de las intervenciones psicoterapéuticas basadas en internet”).
  • La terapia online puede combinarse y alternarse fácilmente con la presencial o tradicional.
  • Se ha comprobado que el abandono de la terapia es menos frecuente a través de métodos online que de forma presencial. Facilita que la persona pueda acudir más habitualmente que en las sesiones tradicionales.
  • Algunos estudios sugieren que los pacientes son más honestos en este nuevo tipo de terapia, facilitando así el trabajo del psicoterapeuta y un mejor resultado del tratamiento. Algunos clientes se muestran más receptivos y menos cohibidos que en la terapia presencial.

¿Qué nos permite la terapia online? Algunos ejemplos de posibles tratamientos:

  • Resolver procesos de duelo: fallecimientos de personas queridas, rupturas sentimentales o pérdidas materiales.
  • Combatir la ansiedad, el estrés y la depresión juntamente con las incómodas secuelas.
  • Mejorar e incrementar la autoestima y la seguridad en uno mismo.
  • Desarrollar mecanismos para la resolución de problemas, toma de decisiones y dificultades de cualquier tipo.
  • Incrementar la inteligencia emocional y adquirir herramientas psicológicas para afrentar las situaciones vitales.
  • Reconducir crisis existenciales y encontrar objetivos vitales.
  • Resolver conflictos internos y aprender a tomarnos las cosas de la mejor manera posible.

Importante recalcar que existen tratamientos que no es recomendable realizar por Internet como pacientes con depresiones graves con riesgo de suicidio.


Helena Romeu Llabrés

Psicóloga

Número colegiado: 19543