Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psiquiatría : Trastorno Bipolar
trastorno bipolar

Se llama trastorno bipolar o trastorno afectivo bipolar a un trastorno depresivo de personalidad de larga evolución, en el que los episodios depresivos se ven interferidos por la aparición de otros episodios caracterizados por un estado de ánimo elevado (euforia excesiva), expansivo (hiperactividad anómala) o irritable. Las fases de exaltación, alegría desenfrenada o irritabilidad y grosería, alternan con otros episodios en que la persona está con depresiones intensas, con bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, ideas negativas y, en casos graves, ideas de suicidio.

El periodo de exaltación se llama “episodio maníaco”, de una palabra griega, “mania”, que significa literalmente “locura”.

El nombre de afectivo se refiere a las enfermedades de los afectos, nombre genérico que se da a los trastornos depresivos, en general, y al trastorno bipolar. Indistintamente lo nombramos como trastorno bipolar, o como trastorno afectivo bipolar.

Por lo tanto, un trastorno bipolar es una enfermedad en la que se alternan tres tipos de situaciones:

”Episodios depresivos”

Con características parecidas a un episodio depresivo mayor. Las fases depresivas cursan con:

  • Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
  • Estado de ánimo triste, ansioso o “vacío” en forma persistente.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
  • Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
  • Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar “en cámara lenta.”
  • Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
  • Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
  • Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.
  • Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
  • Inquietud, irritabilidad.
  • Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.

”Episodios de normalidad o eutimia”

De unas palabras griegas que significan: humor normal, o ánimo normal

”Episodios maníacos”

Se llama episodio “hipomaniaco” (literalmente, “menos que maníaco”) si lo que hay es un episodio como el anterior, pero sin llegar a provocar un deterioro laboral o social.

”Episodios hipomaníaco”

Con los síntomas que se exponen a continuación. Un episodio maníaco cursa con algunos de los siguientes síntomas (más de tres):

  • Autoestima exagerada, o sensaciones de grandeza.
  • Disminución de la necesidad de dormir.
  • Ganas de hablar, mucho más de lo que es necesario.
  • Sensación de pensamiento acelerado.
  • Gran distractibilidad, pasando de una a otra cosa con facilidad.
  • Aumento de la actividad (en el trabajo, en los estudios, en la sexualidad…).
  • Conductas alocadas, implicándose la persona en actividades más o menos placenteras, pero que suponen alto riesgo (compras excesivas, indiscreciones sexuales, inversiones económicas…)
  • Euforia anormal o excesiva.
  • Irritabilidad inusual.
  • Ideas de grandeza.
  • Aumento del deseo sexual.
  • Energía excesivamente incrementada.
  • Falta de juicio.
  • Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales.
  • La persona puede estar hostil y/o amenazar a los demás
  • Olvido de las consideraciones éticas.
  • Un episodio maníaco causa una gran incapacidad en las actividades habituales de la persona que lo padece. Normalmente la persona está exaltada y “fuera de razón”, y no sigue las normas adecuadas en sus conductas laborales, sociales o de estudios. Puede tener consecuencias desagradables:
    • Empobrecimiento del juicio.
    • Hiperactividad improductiva.
    • Hospitalización involuntaria.
    • Problemas legales y/o económicos.
    • Conductas antiéticas (por ejemplo: disponer de dinero no propio, o apropiarse de hallazgos de otras personas).
    • Cambios inadecuados en cuanto a apariencia (indumentaria llamativa, maquillajes extraños, intentos de aumentar un aspecto más sugerente en lo sexual, etc.)
    • Actividades que demuestran actitudes desorganizadas o raras (repartir dinero, dar consejos a desconocidos con quienes se cruzan, etc.)

”Episodios mixtos”

Son episodios en que aparecen, al mismo tiempo, alteraciones propias de la fase depresiva y alteraciones propias de la fase maníaca.Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación, hiperactividad, insomnio, ideas negativas. Especialmente complejos son los episodios mixtos que cursan don ideación depresiva, pues existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción y realice tentativas de especial letalidad, buscando incluso la espectacularidad en su autolisis. Las características más comunes en los episodios mixtos son (al menos tres):

  • Alternancia rápida de distintos estados de ánimo (depresión, euforia, irritabilidad)
  • Predominio de la disforia (mal genio)
  • Agitación.
  • Insomnio.
  • Alteración del apetito.
  • Ideación suicida.
  • Síntomas psicóticos (delirios, alucinaciones).

Clasificación de los trastornos bipolares (o Trastornos afectivos bipolares)

Según los episodios de exaltación sean “maníacos” o “hipomaníacos” tenemos:

  • trastorno afectivo bipolar tipo I, con episodios depresivos y maníacos.
  • trastorno afectivo bipolar tipo II, con episodios depresivos e hipomaníacos.
  • Episodios afectivos mixtos (con síntomas maníacos y depresivos al mismo tiempo)
  • Pacientes cicladores rápidos, con al menos cuatro recurrencias al año. El trastorno ciclotímico o ciclotimia es una alteración crónica y con fluctuaciones, con periodos que comportan síntomas hipomaníacos y periodos que comportan síntomas depresivos. Ni unos no otros tienen la gravedad ni la cantidad suficiente como para hablar de una fase hipomaníaca o de una fase depresiva. Para muchos autores es una especie de “predisposición” para otras enfermedades (depresión, trastorno bipolar), y afecta a un 1% de la población. Como siempre, estos trastornos deben ser tratados si constituyen un malestar significativo para el paciente o para las personas de su entorno. El tratamiento es el mismo del que aplicaríamos en un trastorno bipolar.

”¿Cómo es de largo un trastorno afectivo bipolar?”

El paciente, a lo largo de su vida, va presentando episodios depresivos, alternando con los maníacos o hipomaníacos. De hecho, la existencia de uno solo de estos episodios hace que debamos hablar ya de trastorno bipolar. En este sentido cabe calificarlo siempre como potencialmente crónico, de por vida.

”¿Qué sabemos del origen de los trastornos afectivos bipolares?”

El origen del trastorno es del todo orgánico. No sabemos a ciencia cierta todos los componentes biológicos del trastorno, pero parece claro que uno de los problemas implicados es el mal aprovechamiento de los neurotransmisores cerebrales (serotonina y dopamina). Se comprueba la organicidad por la existencia de patrones genéticos de herencia.

La incidencia familiar demuestra la probable acción del componente genético:

  • Para la población general, el riesgo de tener una enfermedad bipolar es del 1 %.al 4,5 % según estimaciones de diversos.
  • Cuando uno de los padres tiene enfermedad bipolar, el riesgo para cada niño es del 15-30 %.
  • Cuando ambos padres tienen una enfermedad bipolar, el riesgo aumenta a un 50-75 %.
  • El riesgo en hermanos y gemelos es del 15-25 %.
  • El riesgo en gemelos idénticos es aproximadamente del 70 %.

Las exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética) no muestran alteraciones. En cambio sí aparecen en la prueba llamada TEP (Tomografía por Emisión de Positrones), si bien los hallazgos no añaden información para el tratamiento. Solamente se emplea con fines de investigación

Las características más importantes del trastorno afectivo bipolar

  • Es un trastorno orgánico (no psicológico) que depende de alteraciones biológicas del cerebro.
  • Es un trastorno crónico. La persona que haya tenido un episodio de manía o de hipomanía, aunque haya sido solamente uno, debe tener precauciones toda su vida para que no se repitan estos episodios.
  • Requiere tratamiento biológico con medicamentos que regulan el funcionamiento de los neurotransmisores cerebrales. El tratamiento debe ser crónico, a temporadas muy largas, o de por vida en aquellos casos con tendencia a las recaídas constantes.

”¿Cómo hacemos el diagnóstico de un trastorno afectivo bipolar?”

El diagnóstico se hace por criterios clínicos. Es decir: hemos de comprobar si la persona presenta los síntomas que antes hemos definido, tanto para los episodios depresivos como los maíacos o hipomaníacos. La existencia de un solo episodio de exaltación es suficiente para diagnosticar un trastorno bipolar.

”¿Se puede confundir con otras enfermedades? (Diagnóstico diferencial)”

Si nos encontramos con un episodio maniaco, y no hay antecedentes claros de depresión, las fases de exaltación se parecen, a veces, a un trastorno psicótico como la esquizofrenia. Nos ayuda al diagnóstico la existencia de exaltación, euforia y, sobre todo, alteraciones importantes del sueño.

El curso de la enfermedad, a la larga, es muy esclarecedor. El tratamiento de un cuadro maníaco y de un brote psicótico como la esquizofrenia pueden ser parecidos, pero los episodios maniacos suelen curar sin demasiadas secuelas.

La importancia de afinar en el diagnóstico es que el trastorno bipolar tiene tratamiento preventivo que puede llegar a ser muy eficaz como bien saben los psicologos y psiquiatras experimentados.

Los trastornos mentales a descartar son:

  • Trastornos del estado de ánimo inducidos por sustancias. Amfetaminas, cocaína y estimulantes en general.
  • Inducción de la manía por un tratamiento antidepresivo. Si desaparece por completo al reducir la medicación antidepresiva se diagnostica como inducido por sustancias (antidepresivos).
  • Inducción por el tratamiento electroconvulsivante (ECT, TEC, electroshock, electrochoque). Es muy raro, pero posible.
  • trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) especialmente si el niño presenta, al mismo tiempo, síntomas depresivos, lo que puede plantear dudas con un episodio mixto).

Los trastornos orgánicos que deben ser evaluados ante la sospecha de un trastorno bipolar, son:

  • Esclerosis múltiple, con afectación del lóbulo frontal.
  • Tumores cerebrales
  • Enfermedad de Cushing (por exceso de actividad de las glándulas suprarrenales, o por haber tomado un exceso de corticoides).
  • Demencias que cursan con frontalización (enfermedad de Pick, por ejemplo).
  • Ingestión de sustancias o drogas de abuso capaces de inducir estados parecidos a los maníacos (cocaína, amfetaminas, etc.)
  • Hipertiroidismo.

”¿Hay riesgo de suicidio en el trastorno afectivo bipolar?”

Normalmente en las fases depresivas, hay el mismo riesgo que vemos en las personas con depresión mayor. La tasa de suicidio en nuestro país es de 10 casos por 100.000 habitantes. El 80% de estos casos viene dado por personas con depresión grave, trastorno bipolar, alcoholismo o esquizofrenia.

Con cualquier paciente que presente graves síntomas depresivos es necesario hablar de forma franca y sin tapujos para explorar las ideas de suicidio y, sobre todo, de la posibilidad de que las mismas se lleven a cabo.

”¿Qué enfermedades se presentan junto con el trastorno afectivo bipolar?”

Es muy frecuente que las personas con trastorno bipolar presenten otras enfermedades psiquiátricas. Es reiterada la asociación con trastornos por dependencia o por abuso de sustancias, o con trastornos inducidos por ellas.Es factible que se asocien trastornos de la personalidad o dificultades para el control de los impulsos. A veces es difícil discernir si los síntomas corresponden a un trastorno de personalidad o a un episodio maníaco. Lo importante, en estos casos, es tratarlos como si de síntomas maníacos se tratase.

También son frecuentes los episodios de ludopatía (juego patológico) y comportamientos antisociales.

”¿Cuáles son los tratamientos habituales del trastorno afectivo bipolar?”

En las fases depresivas:

  • Antidepresivos: Los medicamentos de este tipo son, hoy en día, bien tolerados. Los modernos antidepresivos son medicamentos útiles, “limpios” (es decir, sin efectos indeseables graves) y muy eficaces. No todos los pacientes son iguales ni responden a los mismos productos en las mismas dosis. A veces es un trabajo complicado llegar a encontrar el medicamento adecuado y a las dosis pertinentes. Hay que tener paciencia y seguir unos pasos sistemáticos. Para el manejo de los antidepresivos hay que tener en cuenta los siguientes factores:
    • El riesgo de la ciclación del estado de ánimo inducido por antidepresivos existe; y debe ser controlado.
    • No se ha demostrado que los antidepresivos sean más efectivos que los eutimizantes en la depresión bipolar aguda y se ha demostrado que son menos efectivos que los eutimizantes en la prevención de recaídas depresivas en el trastorno bipolar.
    • Los eutimizantes, especialmente el litio y la lamotrigina, han demostrado su eficacia en el tratamiento agudo y profiláctico de los episodios depresivos bipolares.
  • Eutimizantes: Este nombre viene de unas palabras griegas que significan “ánimo perfecto”. Son los medicamentos que previenen la aparición, especialmente de las fases maníacas. Los explicamos un poco más abajo.

En las fases maníacas e hipomaníacas, se emplean las siguientes actuaciones:

  • Diagnóstico exacto: La fase maníaca es minimizada por el paciente, que se encuentra estupendamente bien, en apariencia y desde su punto de vista. Si hay síntomas psicóticos, debe evitarse sobrediagnosticar esquizofrenia (aunque, en la fase aguda, el tratamiento es muy similar). La historia clínica debe ser detallada, evaluando los síntomas a través del tiempo, y recabando la opinión de familiares, amigos, et. los cuales normalmente ofrecen datos que el paciente infravalora o, simplemente, ignora.
  • Medicamentos eutimizantes (normalizadores del humor).
  • Medicamentos antipsicóticos. Desde los antiguos (haloperidol, tioridacina, trifluoperazina, etc.) hasta los más modernos: risperidona, olanzapina, quetiapina y ciprasidona. Las dosis son oscilantes. Son necesarios en la fase aguda maníaca o hipomaníaca.
  • En las fases maníacas agudas, lo habitual es hacer el tratamiento en régimen de hospitalización. Es necesario un ambiente tranquilo y bien estructurado, atendido por profesionales que sepan actuar con distanciamiento, lo que es difícil en el ambiente familiar. Por otra parte, en régimen de hospitalización será posible mantener una evaluación continua del proceso, y corregir las actuaciones momento a momento.
  • Hay que hacer exhaustivos controles orgánicos: control electrocardiogréfico, analítico, et.

En las fases mixtas: Mismo tratamiento que en las maníacas. En general tienen menos respuesta al litio, y mejor respuesta con valproico.

”¿Cuáles son los medicamentos eutimizantes?”

  • El más importante es el litio. Le hemos dedicado una página completa.
  • Carbamacepina (Tegretol®) un antiepiléptico. Dosis: 16-17 mg por kg de peso y día. Se emplea también la Oxcarbamacepina (Trileptal®), mejor tolerado que la carbamacepina (que, con facilidad, produce vértigos y mareos). Los riesgos más importantes de la carbamacepina, y que deben ser evaluados, son las bajadas de glóbulos blancos y las bajadas de sodio.
  • Lamotrigina (Lamictal®), un antiepiléptico. Su efecto garmacocinético consiste en el bloqueo de los canbales de sodio de las membranas neuronales, lo que reduce la secreción de neurotransmisores excitantes. Las dosis oscilan alteredor de los 200 mg/d, aunque puede llegarse hasta 600 mg diarios. Es el más probado en cuanto a prevenir los episodios depresivos, o para emplearlos con el tratamiento antidepresivo. Sus características son:
    • No tiene efectos secundarios significativos, no causa virajes hacia manía y es eficaz en cuanto a prevenir estados depresivos.
    • No produce aumento de peso.
    • No afecta la memoria ni la concentración.
    • No tiene efectos secundarios sobre la sexualidad.
    • No afecta el hígado.
    • Su único inconveniente es que, en ciertos casos, provoca un exantema (erupción en la piel) en un 8.3% de los casos, que puede llegar a ser grave en el 1 por mil de los pacientes.
    • Los exantemas se resuelven espontáneamente.
    • Los graves, en el 1 por 1000 de los casos, son difusos, confluentes, afectan cabeza y cuello, y se resuelven suspendiendo la medicación.
    • La lamotrigina debe emplearse a dosis de 25 mg/día durante las dos primeras semanas, pasando a 50 mg/d durante dos semanas más y a 100 mg/d a partir de la quinta semana. Su uso no requiere controles de laboratorio.
    • Las dosis deben dividirse por dos si se emplea conjuntamente con ácido valproico (Depakine®). Deben doblarse si se emplea junto con carbamazepina (Tegretol®).
  • Valproato o ácido valproico (Depakine®) También antiepiléptico.
    • En estos momentos es el más empleado en USA, por encima del litio incluso. Es bastante bien tolerado. Dosis de 1000 a 1500 mg/día.
    • Descrito desde 1996, su eficacia está comprobada en un 55% de los casos. Está bien documentado su efecto en cuadros de manía mixta y en la manía aguda. Es un fármaco de primera elección, casi tan recomendado como el litio.
    • En España está comercializado como Depakine®, Depakine Crono®, o Depamide® (esta última es la amida del ac, valproico).
    • Las dosis suelen estar alrededor de 20 mg por kg de peso y día.
    • Los niveles plasmáticos eficaces se calculan entre 45 125 µg/ml Interactúa con la lamotrigina (Lamictal®) duplicando los niveles de esta última.
  • Clonazepan. Tranquilizante y antiepiléptico. Dosis, de 2 a 6 mg diarios. Da somnolencia.
  • Topiramato (Topamax®). Antiepiléptico. Dosis de 50 a 100 mg diarios, o más. Muy adecuado en pacientes con bulimia, porque tiende a reducir el apetito aparte de ser un buen controlador de los impulsos. Tener en cuenta su capacidad para provocar disfunciones cognitivas (problemas de concentración) a algunas personas, así como efectos secundarios neurológicos en forma de calambres musculares. En tales casos debe abandonarse este tratamiento.
  • Gabapeptina (Neurontin®). Antiepiléptico. Dosis, hasta de 3600 mg diarios. Tiene un moderado efecto ansiolítico, aunque no está del todo claro su efecto como normalizador o estabilizador.

”¿Pueden combinarse entre sí los medicamentos eutimizantes?”

Sí. Es normal hacer combinaciones de varios eutimizantes cuando no es suficiente con uno de ellos. Es aconsejable hacer los niveles plasmáticos (análisis sanguíneos) para comprobar que no haya interferencias entre los diversos eutimizantes que se empleen.

”¿Qué es más importante, la fase maníaca o la fase depresiva, en el trastorno bipolar?”

  • Los episodios maniacos son más espectaculares, especialmente si cursan con síntomas psicóticos (o sea, alucinaciones y pensamientos delirantes).
  • Pero los episodios depresivos ocupan más tiempo en lqa vida de una persona con trastorno bipolar. En comparación los episodios depresivos ocupan de 1 a 3 veces más tiempo que los episodios de manía, en el caso de pacientes con trastorno bipolar tipo I, y 37 veces superior en trastorno bipolar.
  • De ahí la importancia de tratar adecuadamente los episodios depresivos. La recomendación de la Asociación Americana de Psiquiatría, desde 2002, es el empleo de un estabilizador del ánimo, de preferencia el litio o la lamotrigina en el tratamiento de la fase aguda depresiva.
  • El empleo de antidepresivos debe ser muy cuidadoso, y siempre en asociación con los estabilizadores del ánimo. Los antidepresivos pueden empeorar el curso de la enfermedad si inducen un viraje (también llamado cambio de ciclo o ciclaje). Un viraje se define como la aparición de un cuadro de manía, hipomanía o mixto, durante el tratamiento agudo de la depresión bipolar.
  • Los antidepresivos más peligrosos, en cuanto a desatar un viraje, son los que actúan de forma prioritaria sobre los neurotransmisores noradrenalina y dopamina. Hay que tener en cuenta que uno de estos antidepresivos, el bupropion, se emplea en la desintoxicación tabáquica (bajo los nombres de Zyntac® o Zyntabac®). Tales fármacos llegan a provocar un 50% de virajes, aún administrados conjuntamente con un estabilizador.
  • Todos los antidepresivos, en mayor o menor grado, tienen el riesgo de provocar virajes. Los menos “agresivos” son los ISRS (Inhibidores selectivos de la recalpación de la serotonina) como Prozac®, Seroxat®, Besitran®, Zoloft®, Serropram®, Prisdal®, Cipralex®, Esertia®). E·l porcentaje de virajes suele estar, con estos, alrededor del 3-5 %. La venlafaxina (Vandral®, Efexor®, Dobupal®) provoca alrededor del 25
  • Algunos autores consideran que el uso de antidepresivos no es adecuado ni en las fases depresivas. En general los pacientes recaen al dejar el antidepresivo /aproximadamente el 75 % de los casos) y también sin dejarlo (41 % de recaídas al cabo de unos 12 meses).
  • En lo que existe consenso es en que deben usarse siempre en asociación con algún estabilizador. El Dr. J.L. Calabrese (Case Western Reserve University, Cleveland. Ohio, USA) fue el primero en comprobar el efecto de la Lamotrigina (Lamictal®) en el tratamiento de la fase depresiva del trastorno bipolar, demostrando que provocaba un buen número de respuestas posiutivas, sin virajes hacia la fase maníaca.
  • Lamotrigina (Lamictal®) ha demostrado también ser un excelente tratamiento profiláctico para evitar fases depresivas, si es empleado a largo plazo. El litio es un buen profiláctico de la manía, pero, sin duda, la lamotrigina es mucho más efectiva en cuanto a la prevención de la depresión.

”¿Hay riesgo durante el embarazo, en el trastorno afectivo bipolar?”

El litio se considera un medicamento peligroso durante el embarazo. Los demás eutimizantes deben utilizarse bajo precauciones y controles estrictos (ecografías rigurosas, detalladas y frecuentes).

En cambio no se han descrito problemas significativos con los antidepresivos.

”Los medicamentos, ¿pueden disparar una fase maniaca?”

También es posible pasar de una fase maníaca a una depresiva. Es aconsejable emplear algún eutimizante, de preferencia lamotrigina, para prevenir el descenso depresivo.

”¿Es cierto lo contrario? ¿Pueden los medicamentos disparar una fase depresiva?”

También es posible pasar de una fase maníaca a una depresiva. Es aconsejable emplear algún eutimizante, de preferencia lamotrigina, para prevenir el descenso depresivo.

”¿Es útil la terapia electro convulsivante (TEC, electroshock, electrochoque) en el tratamiento del trastorno bipolar?”

La respuesta es sí. Muchas veces, en los casos en que no actúa la medicación, el electrochoque es una terapia perfectamente válida. Le recomendamos que vea nuestra página sobre esta controvertida, pero eficaz, técnica.

”¿Hay que hacer psicoterapia en el paciente con trastorno afectivo bipolar?”

El trastorno afectivo bipolar es una enfermedad “poco psicológica” en cuanto a su origen. Ya hemos comentado que es muy orgánica. El principal tratamiento debe ser el biológico: los medicamentos en las proporciones adecuadas.

Lo que sí es muy importante es la pedagogía. El paciente y sus familiares deben ser aleccionados acerca de las características de la enfermedad, de su tratamiento, de la importancia de seguir las pautas para cada caso, de las limitaciones que impone la enfermedad, distintas en según qué fase.

Todos deben estar muy imbuidos acerca de la necesidad de mantener la medicación, aún cuando la persona se encuentre perfectamente bien. En pocas enfermedades como en el trastorno afectivo bipolar es importante no dejar la medicación aunque uno se encuentre perfectamente bien.

”¿Sirven las asociaciones y los grupos de autoayuda?”

Son excelentes medios de apoyo para el paciente y para sus familiares. En ellas se organizan cursillos, charlas, actividades, sesiones de grupo, asesoramiento individual, etc.

El paciente ve que no es un caso único, y puede compartir experiencias con otras personas que sufren sus mismas dificultades.

Los familiares encuentran las explicaciones adecuadas para resolver problemas cotidianos, y se benefician de las experiencias que otras personas, con similares inconvenientes, han empleado para resolverlos.

”¿Cómo es el médico idóneo para tratar pacientes con trastorno afectivo bipolar?”

Una de mis frases favoritas acerca de este trastorno es:

“Si el médico lo hace mal, el trastorno bipolar se convierte en un drama y todo sale mal. Si el médico lo hace bien, perfecto incluso, el trastorno afectivo bipolar, a lo mejor, no es un drama y algo sale bien”.

Quiero decir con ello que el trastorno afectivo bipolar es muy variable, cambiante incluso en un mismo paciente. Los médicos debemos seguir unas pautas, pero sin encastillarnos. Debemos estar dispuestos a cambiar la táctica, día a día si conviene, para amoldarnos a las variaciones y cambios que experimenta la enfermedad.

El médico debe ser muy humilde y aceptar que todo cuanto sabe, o cuanto cree saber, puede ser insuficiente en cualquier momento de la enfermedad. Siempre debe estar dispuesto a aprender y a consultar con otros médicos.

El médico adecuado para pacientes con trastorno afectivo bipolar debe ser un médico que disfrute con el tratamiento de este trastorno. Para bastantes psiquiatras el paciente con trastorno afectivo bipolar es molesto, demasiado difícil, o que requiere demasiados esfuerzos. El médico adecuado se crece ante los pacientes difíciles, los cuales no le molestan en absoluto sino que le dan ocasión para poner en marcha todos sus recursos, estrategias, conocimientos y ganas de aprender.

Trastorno bipolar en niños y adolescentes

Antes no se daba importancia a la existencia de niños con trastorno bipolar. Hoy en día, conocido su aspecto genético, es importante estudiar la posibilidad de que niños, con pacientes bipolares en su parentesco de primer o segundo grado, padezcan también un TB.

”¿Con qué puede confundirse el trastorno bipolar infantil?”

  • Básicamente con el trastorno por déficit de atención.
  • Depresión monopolar infantil.
  • Trastornos de conducta de naturaleza emocional, o ligada a retrasos del desarrollo.

”Síntomas predominantes en el trastorno bipolar infantil o adolescente”

Igual que en los adultos:

  • Cambios en el estado de ánimo y en la actividad, aunque no necesariamente iguales que en los adultos. Los cambios se asocian más a una mezcla de síntomas maníacos y depresivos, constituyendo un estado mixto, o con cambios bruscos y rápidos entre la agitación y la depresión. Pueden ser estados muy intensos (gran exaltación, depresión grave).
  • Irritabilidad que llega a la furia, explosiva o destructiva.
  • Actitud negativista y desafiante.
  • Hipersexualidad muy infrecuente en la edad infantil-
  • Incapacidad para “entender” las situaciones, lo que da lugar a comportamientos muy inadaptados.
  • Trastornos del pensamiento, paranoias, delirios…
  • Trastornos del sueño (insomnio en fases de exaltación, somnolencia en fases depresivas).

Relación con alcohol y drogas

No creemos que el uso de alcohol y de drogas cause el trastorno bipolar. Ahora bien, el uso de tales sustancias, siempre peligrosas, puede agravar un trastorno previo no diagnosticado.

Más cierto creemos que los niños con trastorno bipolar son los que tienen más posibilidades de acercarse al consumo de drogas y alcohol.

En cualquier caso de adolescente o preadolescente que tiende al consumo demd drogas, es necesario establecer el diagnóstico psiquiátrico, con la posibilidad de hallarnos con trastorno depresivo, trastorno bipolar, TDAH u otros.

El tratamiento debe hacerse conjunto: tratar la adicción a las drogas y la patología psiquiátrica al mismo tiempo.

”Diagnóstico del trastorno bipolar en niños”

Recordemos que, en los niñloa con trastorno bipolar se solapan mucho las fases depresiva y maníaca. Lo más probable es que veamos alguno de los siguientes comportamientos de riesgo:

  • Amenazas, o simples menciones, acerca de suicidarse o de desar la muerte.
  • Rabietas , conductas desafiantes en forma “catastrófica”.
  • Conductas reales de riesgo: acercarse a un precipicio, querer bajar de un coche en marcha

”Diagnostico diferencial del trastorno bipolar infantil”

Los trastornos que pueden dar lugar a estos síntomas, o parecidos, son los siguientes:

  • Depresión.
  • trastorno disruptivos de la conducta.
  • trastorno negativista desafiante.
  • trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • Síndrome de Gilles de La Tourette.
  • trastorno explosivo intermitente.
  • Síndrome de Asperger.
  • Retraso del desarrollo con conductas agresivas.

En los adolescentes la confusión máxima se realiza con:

  • trastorno límite de personalidad.
  • Esquizofrenia

”Complicaciones frecuentes del trastorno bipolar infantil”

  • Aumento de comportamientos negativistas que suelen concluir en expulsiones escolares.
  • Actos de delincuencia que acaban con el ingreso en centros reeducativios o, peor, en cárceles para jóvenes.
  • Abuso de drogas, a veces como un intento del chico de buscar un “medicamento”.
  • Incremento del número de accidentes.
  • Suicidio.

”¿Todos los médicos creen el trastorno bipolar infantil?”

Solamente vemos aquello que hemos aprendido a ver. Hay muchos médicos, incluso psiquiatras, que no conocen la existencia del TB infantil, y su incremento de más del 30 % en los últimos treinta años.

Solo los psiquiatras infantiles con la formación adecuada y puesta al día acerca de este trastorno se mostrarán capacitados para reconocerlo y aceptarlo. Busque a los mejores.

También en los centros hospitalarios con departamentos concretos para trastorno bipolar suelen reconocer y tratar el trastorno en niños, en colaboración con los servicios de psiquiatría infantojuvenil del centro.

Un psiquiatra es alguien que tras estudiar la carrera de Medicina, realiza el aprendizaje de la especialidad psiquiátrica en un proceso de 4 años más (Residencia). Un psiquiatra infantil titulado, además, debe realizar dos años más de Residencia específica en esta subespecialidad. O sea, se trata de una persona que ha invertido 12 años de su vida en la formación, 6 de los cuales han sido prácticos, en contacto con pacientes bajo la supervisión de profesores universitarios.

En España no existen hasta ahora cursos de subespecialización en psiquiatría infantil para psiquiatras. Somos los psiquiatras de adultos, con años de experiencia y trabajo en clínicas psiquiátricas infantojuveniles quienes tenemos la formación y la experiencia necesaria en este campo.

Busque alguien que:

  • Domine el tratamiento de trastornos afectivos, depresión, trastorno bipolar.
  • Dé explicaciones claras, concretas y responda a todas las preguntas.
  • Tenga humildad para reconocer sus limitaciones en estos difíciles trastornos. Los mejores y más seguros de sí mismos, son quienes no temen mostrar dudas y reconocen que no tenemos todas las respuestas.
  • Atienda con rapidez y acepte consultas telefónicas.
  • Muestre cuáles son sus objetivos, el trabajo que va a efectuar, en cuánto tiempo obtendrá resultados y la manera objetiva de medir los resultados de su trabajo.
  • Acepte contactar con la escuela para monitorizar el trabajo de los educadores.

Psicoeducación

Los padres y familiares deben ser entrenados para ayudar a sus hijos con:

  • Contener (no aumentar) las rabietas practicar y enseñar a su hijo sistemas para calmarse y/o relajarse.
  • Reducir el estrés en casa.
  • Comprobando que su hijo no sea exigido de forma desproporcionada en la escuela.
  • Ayudar al niño a anticipar y evitar, o prepararse para situaciones de estrés.
  • Mostrar un entorno libre, pero con unos límites muy claros.
  • Retirar objetos (o guardarlos en lugar seguro) que el niño pueda utilizar para dañarse o dañar a otros. Armas, cuchillos, garrotes, medicamentos…

Enlaces relacionados

Copyright 2014 - Desarrollo y SEO iSocialWeb.com - Psicologos en Barcelona en Google Places Dr.Romeu G+ - Aviso legal