Autoestima infantil

potenciar autoestima infantil - Autoestima infantil

En muchas ocasiones, encontramos a padres y educadores que nos preguntan cómo promover una adecuada autoestima en los más pequeños, ya que depende de las situaciones que están afrontando vemos cómo la parte emocional de los niños se ve afectada. Por ello, vamos a tratar algunos aspectos a tener en cuenta.

En primer lugar, existe un trabajo importante que tenemos que realizar como padres, es decir, aceptar que nuestro hijo es como es, quizá no es como esperábamos, como deseábamos… Y, por ello, depositamos en él nuestras propias frustraciones. Aceptar que esa personita tiene sus cualidades y sus defectos, pero con todo ello, lo aceptamos, lo asumimos y le comunicamos nuestra aceptación incondicional.

Cuando esté punto está trabajado, la visión hacia nuestros hijos cambia y somos capaces de relajarnos, sin esperar ni depositar nuestras expectativas en ellos.

Potenciar el autoestima y el desarrollo infantil

Para promover su desarrollo y de esta manera potenciar una buena autoestima en ellos, hemos de rebajar nuestra angustia personal como padres y permitirles sus propios aprendizajes, sus propios errores y sus propias caídas. Es decir, dejaremos que se desarrollen en función de su necesidad, con nuestro acompañamiento y ayuda. Es decir, no es lo mismo que le enseñemos cómo abrocharse una chaqueta de botones que hacerlo nosotros mismo porque ellos no saben. El mensaje que reciben es, “yo no soy capaz, por eso otro lo tiene que hacer por mí”. Tenemos que permitirles que asuman retos, según su edad y desarrollo evolutivo, porque de esta manera cogerán confianza en sí mismos y conocerán sus propias capacidades.

En muchas ocasiones, escuchamos de una forma indirecta nuestras propias necesidades y lo que queremos nosotros, y esto enmascara lo que en realidad necesitan y quieren nuestros hijos. Somos nosotros los que queremos que cuando empiezan a comer utilicen los cubiertos. Somos nosotros los que queremos que se ponga dos camisetas porque posiblemente yo tenga frío. Somos nosotros los que queremos que no se suba en ese bordillo porque tenemos miedo a que caiga… Son nuestras propias necesidades, no las de nuestros hijos. Hay que observar, escuchar y dejar que ellos crezcan y evolucionen, siempre de nuestra mano y con nuestro apoyo.

banner drromeu - Autoestima infantil

Por otro lado, es importante observar a nuestro hijo y respetar su propia evolución. Resulta inevitable comparar con otros niños cercanos pero cada persona es diferente, crece y evoluciona de una manera distinta. Si esperamos cosas que hemos observado en los demás pero que nuestro hijo no está preparado para asumir, estaremos condicionando sus aprendizajes y desvalorizando su propia evolución. Es decir, espero de ti unas cosas que aún no has conseguido, ¿qué está pasando? Todo ello, reducirá la confianza en sí mismo y repercutirá en el propio autoconcepto y autoestima.

Y, por último, aunque no menos importante, vamos a reforzar las habilidades de nuestros hijos. Normalmente observamos las debilidades o las partes que nuestros hijos tienen que reforzar y tomamos las medidas oportunas (apuntar a repaso, profesora particular, extraescolares de idiomas…). Aun así, nuestro hijo no disfrutará ni despuntará en ello. Con esto, estamos descuidando sus verdaderas habilidades y la promoción de ellas, sin permitir que las disfrute y llegue a ser una fortaleza suya.

Otorgamos un valor subjetivo a las materias/áreas que deberían ser más importantes, pero en realidad nos olvidamos de promocionar en las que de por sí son habilidosos. Si observamos sus propias capacidades, promovemos su autoestima, su confianza, su autoconcepto y escuchamos lo que nuestro hijo sí necesita.


Verónica Vega Gutiérrez
Psicóloga Infantil

Autoestima infantil
5 (100%) 1 voto


Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

932 071 800