Cómo afrontar el miedo al matrimonio

miedo al matrimonio - Cómo afrontar el miedo al matrimonio

Una de las grandes encrujicadas para las personas que tienen pareja estable es decidir si van un paso más allá, generalmente formalizando su compromiso mediante el matrimonio, o prefieren quedarse como están. Esto puede generar dudas e incluso miedo a casarse.

¿Qué es la gamofobia?

La gamofobia, que hace referencia al miedo al matrimonio, no siempre tiene una causa concreta y reconocida, por lo que ayudamos a nuestros pacientes a gestionar mejor su manera de afrontar las relaciones personales y así evitar inconvenientes temporales o permanentes respecto a los asuntos sociales.

Evidentemente, cabe la posibilidad de que se convierta en una simple idea que sobrevuela la cabeza, pero para ciertas personas se convierte en un dilema tan importante que puede llegar a provocar malestar e incluso episodios de ansiedad. En ese sentido, recomendamos acudir a un profesional o de lo contrario se puede incurrir en graves problemas.

Si bien es cierto que hoy en día no existe la presión social de antaño, sobre todo relacionada con la religión cristiana, por la cual no estaba bien visto que dos personas vivieran juntas o tuvieran hijos sin haberse casado antes. Con la secularización de las parejas, independientemente de que el matrimonio sea cristiano o solo civil, parece que ese enlace ya no es imprescindible para seguir adelante.

En cambio, no se puede dudar que somos presos de nuestro entorno y las opiniones de los demás siguen teniendo un impacto importante en nuestras tomas de decisiones. Si llevas años con tu pareja y no decides formalizar la relación en el sentido más tradicional de la palabra, puede deberse a una fobia más común de lo que imaginas: el miedo al matrimonio.

Consecuencias del miedo al matrimonio

El vértigo que puede producir casarse no es ninguna broma. Como con cualquier otro tema, las personas pueden llegar a obsesionarse y poner en relieve los aspectos negativos del enlace, dejando de lado las ventajas que tiene. De esta manera, poco a poco se va creando una imagen distorsionada de lo que supone realmente estar casado y comienza a verse como una idea menos apetecible que cuando se empezó a plantear la posibilidad.

Como no podía ser de otra manera, siempre que se vaya a dar el paso de formalizar una relación mediante el matrimonio, ambas partes deben estar convencidas al 100% de que ese nuevo régimen será beneficioso para la pareja. De todas maneras, también cabe destacar que el lema “hasta que la muerte nos separe” ha perdido cierto valor en los últimos años, por lo que la sensación de encadenarse para toda la vida no es tal.

Afecta a gente con pareja y a solteros

De hecho, el miedo al matrimonio no solo se manifiesta en personas que tienen pareja estable, sino que los solteros también son reticentes a embarcarse en nuevas relaciones por la presión de tener que llegar a algo “serio”, especialmente en rangos de edad de 30 y 40 años. Nuestra sociedad es más moderna en ese sentido y vive las relaciones y la sexualidad desde otro prisma que nada tiene que ver al de hace un siglo, pero sí que hay lugares (y personas) que tienden hacia la mentalidad de que si no te casas, no eres feliz y te sientes vacío.

Lo que tampoco se puede obviar es que cada persona tiene sus propias características y circunstancias, por lo que el asunto del matrimonio se puede ver desde numerosas perspectivas. Además, quienes sufren un revés emocional no siempre están predispuestos a volver a intentarlo, y muchos arrojan la toalla y prefieren no embarcarse en una nueva relación seria por miedo a volver a experimentar el dolor de un desamor.

banner drromeu - Cómo afrontar el miedo al matrimonio

No dejarse influir por los fracasos amorosos del pasado

Sin embargo, el historial amoroso no tiene por qué ser tan significativo como para determinar el futuro, aunque a veces nos empeñemos en dar más valor a los fracasos que a los éxitos. Lógicamente, las relaciones de pareja tienen un componente social que no se puede negar, una necesidad inherente al ser humano que proporciona alegría. Si bien es cierto que existen personas que prefieren vivir aisladas de todo y de todos, suelen ser la excepción que confirma la regla.

Dar un paso adelante como es casarse debe ser sinónimo de mejora en diferentes aspectos. Uno de ellos es el aspecto legal, más allá de lo simbólico, pues ofrece una serie de ventajas en términos burocráticos que merece la pena considerar. Eso sí, debe existir un nivel alto de compromiso por las dos partes si queremos garantizar el éxito del matrimonio. Si no, la unión estará abocada al fracaso, también conocido como divorcio.

gamofobia - Cómo afrontar el miedo al matrimonio

¿Y si no me quiero casar?

Después de toda la reflexión que genera una decisión tan importante como el matrimonio, puede darse la situación de que decidas que casarte no es la mejor opción. ¿Es un fracaso? ¿No tienes lo necesario para formar una familia convencional?

Aunque prácticamente son preguntas retóricas, nos encontramos con pacientes que se sienten mal ante la idea de seguir las pautas convencionales de la tradición social. A pesar de ello, debemos empoderar a las personas de forma individual para que no se dejen arrastrar por los prejuicios y complejos que conllevan las actitudes más anticuadas. Todos debemos asumir que no hay nada de malo en ser soltero o tener pareja estable sin casarse; simplemente hay que ver cuáles son los factores que implican una decisión u otra.

Acudir a terapia para superar el miedo al matrimonio

Desde nuestra consulta podremos ayudar con una perspectiva profesional que combina los conocimientos sobre la materia y la experiencia en terapia de pareja. Aunque en primera instancia puede suponer un tema sin importancia, un tratamiento inadecuado o la falta de este no hace sino agravar un trastorno que puede controlarse y mejorarse con una correcta terapia psicológica.

No hay que infravalorar el impacto negativo que puede tener la gamofobia en las personas que lo sufren. Por ello, si crees que sientes síntomas como taquicardias, ansiedad o inseguridades, contacta con nuestra consulta y te informaremos de cómo te podemos ayudar.

Danos tu opinión


932 071 800