John Broadus Watson (1878-1958) psicólogo estadounidense, tenía como objetivo crear una psicología humana objetiva, el conductismo.

Repudió lo que la psicología había sido hasta entonces, considerando sus métodos “esotéricos” por la importancia de la introspección.

Watson defendía que  <> (1913a, Watson).

El punto de partida del conductismo es el hecho que los organismos (humanos y animales), se adaptan a su entorno. Así, la psicología sería el estudio de la conducta adaptativa. El método sería directamente comparable al trabajo con animales. Para él el contenido mental <> por lo que su estudio carecía de interés.

Para Watson la herramienta de investigación del conductismo sería el método de Pavlov aplicado a los humanos y así, la teoría de los reflejos condicionados proporcionaría la base para la predicción y el control de la conducta en humanos  y animales.

Watson creía que los humanos estamos dotados de pocos reflejos incondicionados, por lo que la conducta de los adultos  se explicaría como la adquisición de reflejos condicionados durante años. Así, negaba la herencia, las bases biológicas en la capacidad intelectual, el temperamento… era ambientalista radical <>(Watson, 1930).

En 1920 con el experimento que el autor hizo con un niño, <>, experimento éticamente cuestionable, consideró haber demostrado que la rica vida emocional del ser humano adulto era una serie de respuestas condicionadas incorporadas a lo largo de su desarrollo. Para él el ser humano nacía con pocos instintos: miedo, ira y respuesta sexual. Proclamaba que las demás emociones eran versiones condicionadas de estas primeras emociones incondicionadas. En el experimento, utilizó como estímulo incondicionado (EI) -para provocar miedo- un sonido fuerte producido por el golpe de una barra de metal con un martillo. Emparejó el EI con un estímulo condicionado (EC), una rata que le gustaba acariciar al niño. Después de varias veces de este emparejamiento, el niño desarrolló miedo a la rata que antes tanto le gustaba. De esta forma Watson ilustra el condicionamiento clásico de Pavlov en el hombre.

En 1930 el conductismo en psicología ya estaba bien asentado como ciencia.

Edward Chace Tolman (1886-1959), siguiendo a Watson, eliminaba la mente y la conciencia de la psicología, pero conservaba la cognición como aspecto objetivo y observable de la conducta misma. En 1935 escribió << la psicología científica busca los procesos y leyes objetivamente constatables que gobiernan la conducta…las descripciones de la experiencia inmediata deberían dejarse a las artes y a la metafísica>>. Por lo tanto, la conducta tenía que ser considerada como una variable dependiente (VD) causada por las variables independientes (VI) ambientales e internas (pero no mentales). Las variables intervinientes son las que conectan las VI y las VD. Tolman, quien redefinió su conductismo como conductismo operacional, afirmaba que el objetivo de la psicología es exclusivamente la predicción y el control de la conducta. Y ese se consigue mediante un análisis funcional de la conducta definida de manera totalmente operacional.

Burrhus Frederick Skinner (1904-1990) fue el conductista más conocido e infuyente de todos los tiempos. Su conductismo radical, que siguiendo a Watson, situaba la responsabilidad de la conducta en el ambiente. Skinner creía que la verdad debe buscarse en las observaciones mismas más que en la interpretación de lo que se observa. Rechaza por lo tanto también, la causalidad mental interior.

Skinner inició un sistemático programa de investigación centrado en un nuevo tipo de conducta: la conducta operante.  Su ciencia la denominó el análisis experimental de la conducta.

Skinner defendía que el ORGANISMO es el lugar de confluencia del las VI y la VD, para producir una conducta. El autor distinguió 2 tipos de conductas aprendidas: la conducta respondente (conducta elicitada por un estímulo concreto) y la conducta operante (la conducta voluntaria). Si bien la conducta operante no puede ser provocada, la probabilidad de que se incremente depende de si su emisión va seguida de un refuerzo. De esta forma Skinner estableció que toda conducta aprendida o no, es producto de la historia de reforzamientos del individuo. Concebía la conducta humana no demasiado diferente de la conducta de las ratas o las palomas que había estudiado en su laboratorio. Con sus experimentos con palomas consiguió un control tan absoluto de sus conductas, que como Watson anteriormente, quería conseguir controlar científicamente las vidas humanas por el bien de la sociedad.

Si bien el conductismo radical de Skinner rechazaba todas las causas internas de la conducta como Watson, en cambio Tolman no lo hacía.

Tras la Segunda Guerra Mundial, un tipo de causas internas, los procesos cognitivos, recibían cada vez más atención. Pocos conductistas apoyaban la idea de Skinner en que los organismos estaban  “vacíos”. Así, los psicólogos entendían que las personas tienen la capacidad para representarse el mundo internamente, y que las repuestas humanas eran controladas por estos símbolos en lugar de estar directamente controladas por la estimulación externa.

En la década de los ’50 los psicoterapeutas emplean el condicionamiento en la terapia conductual, aunque la psicología cognitiva va ganando posición, por las limitaciones evidentes del modelo conductista.

Las terapias conductuales también son conocidas como modificación de conducta, se conciben dentro de un marco terapéutico en el que el psicólogo es un agente directivo con control. El énfasis en estas terapias recae exclusivamente en la conducta. Identificarla, definirla, modificarla o eliminarla. Técnicas típicas conductistas son:

  • La Desensibilizacion Sistemática de Joseph Wolpe (1915-1997), que se basa en el principio de inhibición recíproca, por el cual y partiendo de la base que el ser humano no es capaz de experimentar a la vez dos estados emocionales contradictorios, les enseñó a sus paciente técnicas de relajación muscular que después combinaba con la exposición simultánea a estímulos inductores de ansiedad. De esta forma, siguiendo los principios del condicionamiento clásico, se asocian situaciones ansiógenas con respuestas de relajación.
  • La Relajación Progresiva de Jacobson, que procura relajar los músculos del paciente.
  • La Inundación e Implosión, en la que la exposición repetida a estímulos ansiógenos durante un periodo amplio de tiempo provoca que estos estímulos pierdan la capacidad de provocar ansiedad.
  • Técnicas basadas en los principios de condicionamiento operante, en las cuales se utiliza el refuerzo positivo/negativo: economía de fichas…
  • Extinción: el objetivo es eliminar una conducta. Ésta se deja de producir si de forma sistemática cuando se produce no se refuerza.
  • Aprendizaje por moldeamiento o imitación: Entrenamiento en Habilidades Sociales, Entrenamiento en Asertividad…

Bibliografía:

  1. Leahey Thomas, (2005). Historia de la Psicología. Pearson Prentice Hall.

Varios (2012). El libro de la Psicología. Akal.


Laia Oliva

Psicóloga-Psicoterapeuta

Más artículos de Historia de la Psicología y Psicoterapia

Podríamos decir, que el origen de la psicoterapia fuera, en algunos aspectos, el élenchos socrático. El élenchos, el método de Sócrates, es un tipo especial de diálogo, en el que mediante preguntas y planteamientos de problemas, el conductor extrae de las personas el conocimiento de la virtud, considerando que todos y cada uno de los…