El psicópata: ¿Cómo detectarlo y qué hacer si nos lo encontramos?

psicópata

¿Cómo detectar a un psicópata?

La psicopatía es un rasgo disfuncional y desadaptativo de la personalidad que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, aunque diversos estudios y encuestas tienden a decir que afecta más a los hombres, ya sea por un tema hormonal (testosterona), fisiológico o cultural. Según el DSM se trata de un trastorno de la personalidad antisocial, que tanto psicólogos como psiquiatras coinciden en que no tiene solución. Este tipo de individuos se caracterizan por no sentir las emociones de la misma forma que la gran mayoría, lo que les lleva a actuar de manera cruel y egoísta. El psicópata agrupa diversas características que todos y todas debemos conocer para poder detectarlos rápidamente:

No sienten empatía ni culpa

Tienen una gran dificultad para ponerse en el sitio del otro, por lo que no sienten compasión ni pena por el prójimo. Este aspecto les facilita poder llevar a cabo sus objetivos sin preocuparse por los posibles daños que ocasionarán a los demás y, por lo tanto, sin sentir culpa ni remordimiento.

Explotan y se aprovechan de los demás

En su foro interno, se consideran superiores a los demás. Quieren lograr sus objetivos a toda costa, aunque ello implique pisotear a terceros. Para ellos, el fin siempre justifica los medios, aunque estos sean atacar los derechos de los demás. Como no empatizan ni sienten remordimientos, acostumbran a explotar a los demás para lograr lo que quieren.

Son narcisistas y egoístas

Sólo piensan en sí mismos y les da igual lo que le suceda a los demás. Se consideran superiores, que están por encima de las normas y la moral. Tienen un sentido desproporcionado de la grandiosidad.

rasgos de un psicópata

Son unos grandes mentirosos

No entienden de valores morales de justicia o dignidad, por lo que no tienen límites en la mayoría de sus actos. La mentira la utilizan pues les es práctica para conseguir sus objetivos al mismo tiempo que evaden sus responsabilidades y las consecuencias de las cosas que hacen. Mienten continuamente y son difíciles de detectar en sus mentiras pues realmente no sienten emociones de vergüenza, culpa o pena al hacerlo.

Son agresivos si no consiguen lo que quieren

Pueden ser física y/o psicológicamente agresivos si no consiguen lo que quieren. Si consideran que la agresividad les procurará aquello que anhelan, no tendrán escrúpulos en ser crueles y  violentos. A veces son muy sutiles en su forma de ser agresivos, de manera que los demás no los ven venir o no se dan cuenta de que están siendo agredidos. Otras veces, provocan directamente con descaro. No toleran bien la frustración y reaccionarán hostilmente si no consiguen o que quieren.

Son maestros en el arte de la manipulación

Para conseguir sus fines no se detienen ante nada. Han aprendido a manipular y a jugar con su entorno para poder lograr lo que quieren. Contra más listos, más manipuladores y peligrosos son. Las personas altruistas, ingenuas, generosas y buenas son sus víctimas perfectas y si éstas tienen baja autoestima e inseguridad, todavía más.

No aman, utilizan al otro

Para ellos el amor no significa lo mismo que para el resto de los mortales. Amar es poseer y utilizar al otro para lograr sus metas. Pueden ser muy posesivos y celosos si sienten que lo que quieren se aleja de ellos. Las demás personas son un medio para conseguir sus fines, no los tendrán en cuenta si no lo necesitan.

Tienden a ser temerarios y les gustan los riesgos

Las vidas normales les aburren. Acostumbran a burlar las normas y a tensar los límites. Les gusta ponerse en situaciones de riesgo. Tienen un lindar del miedo por debajo de la media, por lo que se exponen constantemente a riesgos.

Son irresponsables y problemáticos

No asumen las consecuencias de sus actos, no establecen vínculos sanos ni estables, no se comprometen a largo plazo y no responden de sus acciones. Siempre andan metidos en líos, complicando también la vida de los demás. Les es difícil reprimir sus impulsos aunque estos dañen a terceros, por lo que son potencialmente dañinos.

Acostumbran a ser seductores y aparentemente encantadores

Siendo simpáticos y encantadores consiguen muchas cosas, por lo tanto han aprendido a fingir interés y simpatía por los demás. Son capaces de cautivar, seducir y atraer con gran facilidad. Te dicen lo que quieres oír y te prometen el oro y el moro si así consiguen sus objetivos.

Son muy difíciles de diferenciar

Sobre todo si son listos. No hay ningún rasgo físico que los delate. Al ser manipuladores y seductores, pueden aparentar ser personas buenas y amables. Llevan una máscara constantemente, de manera que no parecen malos a primera vista. Su manera de funcionar es analizar al otro y actuar en función de lo que les sea más útil para conseguir sus objetivos.

¿Los psicópatas pueden curarse?

No. Se trata de un trastorno de personalidad y este tipo de problemas no tienen solución. Por mucho que el psicópata diga arrepentirse y que quiere solucionar su problema, no te lo creas. Lo más probable es que todo lo que te dice es mentira. Quizás accede a ir al psicólogo para demostrarte que quiere cambiar pero, en verdad, es una tapadera para que te creas que está poniendo de su parte. La actitud de cambio que tendrá con el profesional será una farsa, no tendrá ninguna intención de cooperación. A lo mejor marea un poco al psicólogo, mostrándose encantador y cercano, pero a la que el profesional lo confronte, mostrará su auténtica cara y se mostrará abiertamente hostil.

Personalmente, lo que yo recomiendo no es tratar al psicópata sino a su entorno para que entienda delante de qué nos encontramos y que deben hacer para afrontarlo.

Qué hacer delante de un psicópata

Si te encuentras con uno, ¡corre! Son personas tóxicas y potencialmente dañinas. Si conoces a alguien que agrupe todas estas características, lo más probable es que sea un psicópata o que agrupe características psicopáticas, por lo tanto ya sabes qué esperar: manipulación, mentiras y abusos hacia tu persona. Aunque parezcan simpáticos y amables, en verdad son personas crueles y egoístas, que no tienen escrúpulos y que si les eres útil te utilizarán hasta conseguir su objetivo, aunque para ello te pisoteen.

Si se trata de un amigo, seguro que acabará metiéndote en líos. Si es una pareja, lo más probable es que te maltrate psicológica e incluso físicamente. Si es un socio, ten cuidado, a la mínima que pueda te estafará. Si es un familiar, tendrás que limitar los vínculos que tengáis pues no dudará en aprovecharse de ti y de tu amor hacia su persona.

Es probable que no detectes que se trata de un psicópata hasta pasado un tiempo de vuestra relación, incluso cuando ya le has cogido cariño y aprecio, lo que dificultará tu objetividad. Lo mejor que puedes hacer es alejarte, ya que contra más cerca estés, más recibirás.

Ten en cuenta que no todos son asesinos en serie, ni tan solo violentos, pero lo que está claro es que te costará muchísimo establecer vínculos sanos con ellos y jamás tendréis una relación simétrica.

Si te das cuenta que una persona querida y cercana puede tener características psicopáticas y te cuesta alejarte, consulta inmediatamente un psicólogo que te ayude.


Helena Romeu Llabrés

Psicóloga clínica

El psicópata: ¿Cómo detectarlo y qué hacer si nos lo encontramos?
5 (100%) 2 votos


+34 932 071 800