El trastorno límite de personalidad TLP

trastorno bipolar

Los trastornos de personalidad son alteraciones que padecen determinado tipo de personas con estructuras carácter que provocan problemas en su conducta.

Es importante señalar que, en su definición más estricta,  no se trata de enfermedades sino más bien, de alteraciones de la forma de ser de las personas. Es la misma identidad del sujeto la que está alterada, y puede, o no, crearle problemas durante distintas fases de su vida.

A rasgos generales, se caracterizan por ser personas que desde temprana edad manifiestan conductas que les crean dificultades de adaptación.

Trastorno límite de personalidad (TLP)

La persona con TLP sigue alguno de los siguientes patrones:

  •  Tendencia a manifestar conductas de riesgo, tales como el consumo de estupefacientes, sexo sin precauciones y con muchas personas diferentes, conducir bajo el efecto del alcohol u otras drogas, meterse en peleas, etc.
  • Proclividad a conductas adictivas sustancias  o a  comportamientos que les garantizan beneficios inmediatos.
  • Difícil autocontrol sobre sus actos.
  • Carácter voluble e inestable, cambios de opinión y de ánimo.
  • Dependencia emocional. Sienten una especie de vacío vital, con dificultades para plantearse proyectos de futuro y llevarlos a cabo.
  • Tienden a ser centro de atención.
  • Algunos de ellos tienen comportamientos autolíticos y suicidas, o amenazan con hacerlo.
  • Con baja autoestima, necesitan nutrirse de los demás para conseguir su estabilidad emocional.
  • Cuando se encuentran con dificultades les es muy difícil solucionarlas por sí mismos, demandando ayuda constante y pudiendo culpabilizar a los demás si las cosas no salen como ellos quieren.
  • Toleran mal la frustración y cuando no obtienen aquello que desean pueden sentirse muy alterados.Atención:En muchas ocasiones, nos encontramos en la consulta, pacientes que vienen con un diagnóstico de TLP cuando en verdad padecen otro tipo de patologías. Es frecuente la confusión  con fases maníacas o mixtas del Trastorno Bipolar, o con el TDAH.

Por definición, los tratamientos psiquiátricos no curan el trastorno límite.

Si el tratamiento farmacológico (empleando medicamentos estabilizadores para pacientes con trastorno bipolar) resulta exitoso, cabe replantearse el diagnóstico, evaluando si se trata de una persona con trastorno límite, o bien de un trastorno afectivo bipolar.

De todas formas, pueden tratarse aspectos derivados de la comorbilidad. Es decir, de los trastornos mentales asociados: antidepresivos para el ánimo deprimido, estabilizadores para el déficit de control de impulsos, incluso antipsicóticos atípicos para la agresividad o los síntomas obsesivos.

A nivel psicoterapéutico es pertinente la psicoeducación (para el sujeto y sus familias) así como entrenamiento en contención de las conductas.

Si se requiere más información al respecto, podéis consultar en este link

Helena Romeu Llabrés

Psicóloga

Número colegiado: 19543

El trastorno límite de personalidad TLP
Danos tu opinión


+34 932 071 800