• Síndrome de Stendhal

Este trastorno recibe su nombre por Stendhal (autor francés del siglo XIX) que, en una visita a la Basílica de la Santa Cruz de Florencia en 1817, experimentó este fenómeno en sus propias carnes. Se conoce también como Síndrome de Florencia y es un tipo de trastorno psicosomático que se vincula a individuos con una sensibilidad elevada. Las personas que lo sufren experimentan un placer mental excesivo, que acaba convirtiéndose en un intenso malestar, al exponerse a muchas obras de arte en poco tiempo. Los síntomas pueden ir desde sudores, mareos o palpitaciones hasta estrés, ataques de ansiedad, visión borrosa o, incluso, psicosis total.

  • Wild man (Hombre salvaje)

Este síndrome es específico de Papua Nueva Guinea. Se trata de un tipo de Trastorno del lenguaje, que padecen hombres entre los 30 y 35 años de edad, los cuales empiezan a hablar de forma extraña e inconexa. Cuando un individuo presenta la enfermedad, la gente que está a su alrededor, suele rodear al paciente y simular que le temen y, al final, el paciente decide marcharse para luego regresar y aparentar que no ha pasado nada raro.

  • Síndrome Dexter

Es un tipo de trastorno neurológico llamado también Alexitimia. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), lo sufre un 10% de la población a nivel mundial. Los individuos que lo padecen tienen dificultades para identificar y expresar sus emociones. A estos pacientes les es muy difícil saber si sienten amor, alegría, miedo u odio y, muchas veces, no son capaces de decir “te quiero”. Estas personas tienden a hablar poco, parecen serios, aburridos, les falta empatía y suelen tener problemas de tipo sexual. Muy conformistas, les cuesta tomar decisiones y crear vínculos sociales.

  • Síndrome de Rapunzel

Su nombre proviene de la fábula de los famosos hermanos Grimm (Rapunzel), aunque, a nivel científico, se conoce también como Tricofagia. Lo padece una parte muy pequeña de la población mundial (entre el 0,6 y el 1,6%). Las personas que lo padecen, se obsesionan en arrancarse el pelo y comérselo, aunque la ingestión no se produce en todos los casos.

  • Folie à deux

Este extraño trastorno proviene del término francés “locura compartida por dos”. Se presenta cuando dos o más personas (normalmente cercanas) comparten el mismo delirio.

  • Inserción de pensamiento

Se trata de un tipo de delirio o alucinación típico de la Esquizofrenia, que aparece cuando el individuo que lo padece piensa que sus ideas no son de él, sino que provienen de otra persona. En algunas ocasiones, estos pacientes no son capaces de saber de dónde provienen estos pensamientos.

  • Síndrome de Otelo

Se trata de un trastorno que engloba delirios y alucinaciones relacionados con el miedo obsesivo y excesivo (preocupación extrema e irracional) a perder a la pareja por una infidelidad, aunque no haya evidencias. Este síndrome tiene componentes biológicos, culturales y psicológicos. No se trata de simples celos, sino que la enfermedad va mucho más lejos y las personas que lo sufren están totalmente convencidas de que sus parejas les son infieles. Pueden llegar a perseguir a sus parejas, acosarlas e interrogarlas.  Es más típico que se presente en varones.

  • Síndrome de Ekbom

El síndrome de Ekbomes un terrible trastorno caracterizado por la creencia de que el cuerpo ha sido infestado por parásitos. Es muy común que los pacientes afectados contraten especialistas sanitarios (dermatólogos, digestólogos, etc.) o exterminadores de insectos para poder controlar la supuesta infestación.

  • Paramnesia Reduplicativa

Este tipo de trastorno está normalmente causado por un daño cerebral. A consecuencia de esta lesión, la persona afectada cree que está en un lugar que no es el sitio dónde está realmente, como una sensación de estar en un lugar que ha sido duplicado o desplazado.Se conocen casos de soldados con lesiones cerebrales que creen estar hospitalizados en su ciudad natal, incluso cuando ni siquiera están cerca.

  • Síndrome del doble

El que padece este síndrome cree que existe un doble que es idénticamente como él, pero con otra personalidad y vida diferente. Según las investigaciones, el doble puede ser un familiar cercano o un extraño. En ocasiones, los pacientes que padecen  este síndrome, creen que alguien les ha robado su apariencia y esto puede provocar ataques de ansiedad.  Aparece con más frecuencia en las personas diagnosticadas con Trastorno Bipolar  o Esquizofrenia.


Helena Romeu Llabrés

Psicóloga Clínica