Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psicología : ¿Por qué me encuentro mal si no identifico un motivo aparente?

Muchas veces he oído en la consulta pacientes usando la siguiente frase:

“pero doctora, por qué me encuentro mal,  si no encuentro ningún motivo aparente..?“.

Esta frase la he oído tanto de pacientes que sufren ansiedad, como de pacientes que están deprimidos, o de pacientes en estados obsesivos o de otros trastornos mentales.

Sin motivo aparente

Este artículo pretende aclarar y recordar la existencia de la parte biológica en los trastornos mentales, que intentaré exponer de manera sencilla.

En la mayoría de condiciones mentales podemos afirmar que se ha evidenciado una base biológica ( química ) que en gran parte explica los síntomas que experimentan los pacientes.

Por supuesto muy a menudo los factores sociales, familiares y personales así como también la personalidad del individuo están implicados en el malestar, y hay que analizar cada caso en detalle.

Los estudios científicos en general han demostrado que cuando no nos encontramos bien a nivel de salud mental muy a menudo podemos afirmar que hay circuitos de nuestro cerebro que no están desarrollando sus funciones correctamente, por un mal funcionamiento de las células implicadas, en general las neuronas.

Por ejemplo, en los trastornos de ansiedad se ha demostrado que hay un mal funcionamiento de los circuitos cerebrales involucrados en la gestión del miedo y en los sistemas de alarma.

En los estados obsesivos se ha observado también un mal funcionamiento de algunos circuitos cerebrales concretos, relacionados con la toma de decisiones. En los estados depresivos se han reconocido disfunciones concretas a nivel del sistema límbico y el lóbulo frontal.

Es por ello que a menudo explico a mis pacientes que aunque sea difícil de entender, no hay tanta diferencia entre sufrir una condición médica como la hipertensión arterial o la diabetes a un trastorno mental.

Por todo ello, es muy importante valorar la posibilidad de iniciar un tratamiento farmacológico con medicamentos que nos puedan ayudar a regular este mal funcionamiento cerebral y siempre que sea posible complementarlo con un abordaje psicológico.

La buena noticia es que a menudo al cabo de un tiempo prudencial de haber iniciado el tratamiento médico correcto para los síntomas que se detectan , los pacientes cambian la frase con la que hemos iniciado este texto por la siguiente:

“ Que cambios más positivos noto en mi desde que hemos iniciado el tratamiento, me encuentro mucho mejor… “

Dra. Berta Garcia de Miguel
Médico Psiquiatra.