Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psicología : ¿Qué es y para qué sirve la asertividad?
mandamientos asertivo

La asertividad es un conjunto de conceptos, técnicas y recursos que una vez conocidos y dominados ayudan al individuo a relacionarse con los demás de forma adaptativa y sana.

La asertividad

En la comunicación humana existen tres niveles comunicativos o roles que puede adoptar la persona en sus interrelaciones:

  • Estilo pasivo: Aquel que se relaciona con el otro de forma sumisa, sin defender sus derechos. Acostumbra a subyugar sus opiniones a las de los demás aunque realmente no quiere hacerlo y se comporta servilmente aunque abusen de su persona.
  • Estilo agresivo: Aquel que, de forma autoritaria y rígida atenta contra los derechos de los demás, imponiendo su criterio mediante amenazas, insultos, chantajes, entre otros.
  • Estilo asertivo: Aquella persona que logra encontrar el equilibrio, que conoce sus derechos, los defiende y no invade los de los demás. Se respeta a sí mismo y a los otros y sabe que puede actuar libremente mientras no sobrepase los límites establecidos.

Estos derechos asertivos relacionados con los criterios de los derechos humanos son universales y su función es otorgarnos el conocimiento de lo que uno puede y no puede hacer. No siempre se debe actuar acorde con ellos pero es importante saber de su existencia y entender que estamos amparados por ellos. Algunos son:

  • Puedo decir no: Con la excepción de las normativas y leyes oficiales, tenemos derecho a decir que no, siempre y cuando no ataquemos los derechos de los demás. Si alguien nos pide algo tenemos que saber que no hay obligación de hacerlo.
  • No a la culpabilidad: Este concepto inculcado en las raíces de nuestra sociedad sirve principalmente para hacernos sentir mal pero en ningún caso para solucionar problemas, evitarlos en futuras ocasiones o erradicar los errores cometidos. Por lo tanto, cuando alguien quiere hacernos sentir culpables debemos tener la conciencia tranquila, rechazar el ataque y dedicar nuestras fuerzas a remediar las equivocaciones de forma constructiva.
  • Uno se puede equivocar: No debemos permitir que los demás nos ataquen o martiricen por nuestras equivocaciones pues somos humanos, no robots, y forma parte de nuestra condición el hecho de errar. Lo importante no son las veces que uno cae, sino las que uno se levanta.
  • Cada uno puede tener su opinión: Y no sentirse mal por ello. Todas las opiniones son válidas mientras se respeten los límites nombrados. Cada uno tiene derecho a expresar su verdad libremente.
  • No es necesario dar explicaciones: Podemos darlas o no, pero debemos saber que no estamos obligados a ello. Habrá gente que nos las exija pero estamos en situación de poder guardárnoslas para nosotros mismos.

Finalmente, nombraremos algunas técnicas asertivas, con las cuales, de forma simple, automática y eficaz podremos defendernos de ataques injustos:

–  Disco rayado: Consiste en repetir una y otra vez lo que uno desea, sin entrar en el juego de personas que utilizan el estilo agresivo. Por ejemplo,

A: Quiero que me dejes dinero.

B: Lo entiendo, pero prefiero no hacerlo.

A: Eres un mal amigo, yo lo haría por ti.

B: Lo sé, pero de verdad, prefiero no dejártelo.

A: Eres un egoísta, sólo te pido un favor.

B: Comprendo que te enfades, pero en esta ocasión he decidido que no.

–  Centrar el tema: Preguntar de qué se nos acusa exactamente. Concretar los hechos para poder defendernos mejor.

B: ¿Por qué dices que soy un egoísta?

A: Porque siempre piensas sólo en ti mismo.

B: ¿Siempre? ¿Cuándo exactamente?

A: El otro día por ejemplo, no me dejaste usar tu coche.

– Coincidir en lo que es cierto: Aceptar aquellas opiniones que consideremos ciertas y rechazar aquellas con las que no estamos de acuerdo.

B: Es cierto, no lo hice. Pero por ello no me considero un egoísta.

–  Banco de niebla: Confundir al contrario pareciendo que le damos la razón incluso llegando a afirmar sentencias que, de entrada, puede parecer que nos perjudican.

A: Bueno, pues entonces es que no tienes criterio.

B: Tienes razón, lo más probable es que no tenga criterio y entiendo que te desconcierte y te desagrade. De todas formas, prefiero no dejarte el dinero.

Este breve artículo sobre la asertividad, debe ser entendido como una introducción dónde pincelamos los conceptos sin profundizar en ellos. Si estáis interesados en aprender más sobre el tema, os recomiendo dos libros:

– “Cuando digo no me siento culpable” de Manuel J. Smith.

– “Tus zonas erróneas” de Wayne W. Dyer.


Helena Romeu Llabrés
Psicóloga
Número colegiado: 19543