Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Terapia de pareja : Superar la separación conyugal
Superar la separación conyugal

Cuando dos personas deciden casarse, ponen en común mucho más que su amor y su cariño. Toman la decisión de pasar el resto de sus vidas juntos (en principio) para compartir hogar, economía, familia, hijos, amigos, entre muchos otros.

Separación conyugal

Si en algún momento, alguno de estos dos miembros o ambos deciden poner fin a este contrato matrimonial, habrá más en juego que perder a la persona amada y pasar por el consiguiente duelo. De repente, al romper la alianza del matrimonio, dos vidas que permanecían juntas pasarán a estar separadas y habrá una serie de cambios que se llevaran a cabo para terminar de realizar dicha separación.

Si la separación o divorcio se lleva de manera amistosa y civilizada, se facilitará la evolución de todo el proceso, pero si la ruptura se complica y uno o ambos miembros deciden dificultar las cosas, el proceso de divorcio puede llegar a ser complicado, largo y muy duro.

La custodia de los hijos (si los hay) será una de las primeras cosas a tener en cuenta. ¿Quién se los queda?, ¿Se comparte la custodia?, ¿De qué forma?, ¿Y los niños, cómo lo van a digerir?, ¿Debemos llevarlos al psicólogo?, ¿Cómo les explicamos las cosas y cómo afrontamos con ellos todo el proceso?

La vivienda familiar, que va atada a la custodia de los vástagos, puede ser fuente de discusión, de la misma manera que otras propiedades y economía familiar. La cosa se complica cuando uno de los miembros no trabajaba o dependía económicamente del otro, ¿Cómo lo resolverá el juez?, ¿Nos tocará más o menos de lo que nos pertenece?, ¿Hay que pagar algún tipo de pensión?, ¿Y el que se queda sin la casa, debe seguir pagándola?, ¿Y entonces, el que no la tiene, debe alquilarse otra?, ¿Y cómo la paga?

Los amigos comunes de la pareja, ¿Quién los continua viendo, uno o ambos miembros?, ¿Habrá problemas?, ¿Se formarán alianzas?, ¿Y las familias?, ¿Cómo se lo tomarán? Llevan años teniendo relación, ¿Ahora ellos también se enfrentarán?

Realmente, como comentaba anteriormente, un divorcio es un cambio radical en la vida de cualquier persona, y contra más tiempo la pareja ha pasado casada, más traumática puede ser la separación.

Consejos para aquellos que decidieron apostar por el matrimonio

  • Nunca perdáis vuestra individualidad. No dejéis que la alianza matrimonial pase a ser el centro de vuestra vida, algo que predomina y controla todo lo demás. En el momento que os casasteis estabais convencidos que los votos matrimoniales eran para toda la vida, pero esto nunca se sabe, nadie conoce el futuro. Si habéis cultivado los ámbitos o esferas de vuestra vida de manera adecuada, si en algún momento decidís separaros, no lo pondréis todo en juego. Por lo tanto, vale la pena tener una fuente de ingresos autónoma, amigos propios y aficiones independientes de vuestra pareja. A parte de ser saludable para el individuo, os puede ahorrar muchos dolores de cabeza si algún día os divorciáis.

Consejos para aquellos que se están divorciando

  • Consultar a un abogado es vital para aseguraros que todo el proceso se está realizando de la manera adecuada y de forma segura para vosotros. Recordad, antes erais pareja, ahora ya no y además, los ciudadanos de a pie no tenemos ni idea de los términos legales de una separación.
  • Tened paciencia. Esto es una carrera de largo recorrido. Las cosas no se solucionarán de la noche a la mañana. Id despacio y con buena letra, siguiendo los consejos de quiénes os quieren. No desesperéis.
  • Pedid ayuda a vuestro entorno más próximo. Un proceso de divorcio acarrea muchos cambios y estrés constante. Mejor pedir ayuda a vuestras familias y amigos que no hacerse el fuerte, que puede con todo.
  • Consultad a un psicólogo si veis que os empezáis a sentir deprimidos o demasiado ansiosos. El divorcio es una de las causas más directas de estrés en la persona, por lo tanto, consultar a un profesional de la salud mental nunca está de más.

Helena Romeu

Psicóloga Clínica