Trastorno por dependencia al cannabis

El trastorno por dependencia al cannabis tiene una frecuencia en nuestra sociedad actual mucho mayor de lo que seguramente pensamos.

Cómo actuar ante la dependencia al cannabis

Se entiende por dependencia una situación clínica que define la necesidad de consumir una sustancia, en este caso el cannabis, de forma diaria, con dos características añadidas, que son la tolerancia y la sintomatología de abstinencia.

Se entiende por tolerancia la habituación del individuo a una dosis, con la consiguiente necesidad de ir aumentando la dosis para poder tener el mismo efecto a nivel cerebral, con lo cual las personas aumentan el consumo a medida que pasa el tiempo desde que lo han iniciado.

La sintomatología de abstinencia incluye síntomas que la persona sufre cuando intenta no consumir la sustancia, en este caso el cannabis, tanto a nivel físico como psíquico. Síntomas físicos pueden incluir sudoración, mareos, alteraciones gástricas, alteraciones en la presión arterial. Los síntomas psíquicos pueden incluir irritabilidad, apatía, agresividad, síntomas de ansiedad y depresivos.

Para mí es importante poder resaltar que a menudo las adicciones, en este caso hablamos del cannabis, pueden ir de la mano de otras condiciones, como trastornos depresivos, trastornos de ansiedad u otras patologías.

Por eso, considero importante ante una persona que se decida a explicar que está consumiendo alguna sustancia, como el cannabis, poder ofrecerle una ayuda profesional que incluya el poder valorar o descartar si existen otras patologías mentales que se puedan tratar. A menudo, solucionar o tratar un trastorno depresivo o la condición psiquiátrica que subyace a una adicción puede mejorar claramente el consumo que nos preocupa, aunque posteriormente debamos abordar específicamente la adicción.

El tratamiento para la dependencia al cannabis incluye el tratamiento con fármacos que mejoren tanto el deseo de consumo, los síntomas depresivos asociados, las dificultades de concentración o las alteraciones del sueño. Asimismo, también incluyo aquí el tratamiento psicólogico para poder afrontar la adicción y generar cambios.

Hay que recordar que el consumo de cannabis ha estado relacionado y asociado al desarrollo de trastornos mentales graves, como los trastornos psicóticos o los trastornos de ansiedad o depresivos, por lo que hay que considerarlo una situación seria a tratar.

Es vital que si una persona que consume cannabis pide ayuda le escuchemos y le atendamos y acompañemos a un servicio de salud mental que pueda afrontar el caso.

Dra. Berta Garcia de Miguel.