trastornos psicomotricidad

Trastornos de la psicomotricidad

Los comportamientos evolutivos psicomotrices son diversos. En el apéndice 2 exponemosuna escala de evaluación que contempla muchos de sus aspectos: coordinación dinámica de manos, coordinación dinámica general, equilibrio, rapidez motriz, estructuraciónrítmica, etc.

En el DSM-IV, se describe únicamente el trastorno del desarrollo en lacoordinación motora. En sus criterios diagnósticos no incluye la nota baja en pruebasestandarizadas de coordinación, a pesar de que tales pruebas existen. En cambio se hablade una coordinación motora “por debajo del nivel esperado”, que se manifiesta por un retraso en actividades motoras básicas (pasear, arrastrarse, sentarse), por la frecuencia con que al sujeto se le caen las cosas al suelo (“patosidad”),rendimiento pobre en el deporte o déficit de escritura, sin que pueda atribuirse a enfermedades musculares, parálisis cerebral ni a hemiplejía.

Tal y como hemos comentado al hablar de otros trastornos específicos del desarrolloson frecuentes las asociaciones de varios de ellos. Pocas veces el motivo de consultaviene dado por el retraso psicomotriz, a menos que se trata de un cuadro grave y muyevidente. Las más de las veces el trastorno del desarrollo en la coordinación motora es un hallazgo de las exploraciones neuropsicológicas.

Tratamiento de los trastornos psicomotrices

El tratamiento consistirá en la aplicación de técnicas especialmente orientadas a lareeducación de las habilidades psicomotrices. Se aplican habitualmente por profesionalesde la pedagogía terapéutica o por psicólogos que se hayan especializado enreeducación.

Conducta a seguir (Retraso psicomotriz)

  1. COMPRUEBE QUE SE TRATE REALMENTE DE UN PROBLEMA que cumple los criteriosdiagnósticos mencionados. Es prudente el empleo de pruebas estandarizadas para evaluar elnivel psicomotriz en sus diversas áreas.
  2. Caso de tratarse de un problema auténtico, debería ser detectado, tratado ycorregido dentro del centro escolar donde el niño cursa sus estudios (si el niño estáen edad escolar).
  3. En el caso de niños en edad preescolar, o bien si el centro escolar no puede asumirel tratamiento, es pertinente derivar al niño hacia tratamientos específicos efectuadospor profesionales de la pedagogía terapéutica, o por psicólogos especializados en eltratamiento de este tipo de problemas.
  4. Si el problema es grave (altera notablemente los rendimientos académicos) o incluyela asociación de varios déficits, es pertinente la derivación a servicios o centros dePsiquiatría Infantil, especializados en el diagnóstico y/o tratamiento de este tipo deproblemas.