10 consejos para superar el Mobbing

El mobbing, o acoso laboral, es la acción de producir desprecio, miedo, terror o desánimo en el trabajador, por parte de superiores o compañeros. Es una violencia psicológica que se produce de manera reiterada.

El acoso laboral o mobbing

Como consecuencia, el trabajador recibe una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles y acaba padeciendo una enfermedad conocida como Trastorno por estrés postraumático (TEPT), con sintomatología ansioso-depresiva asociada. En algunos casos, la víctima llega a tener ideación suicida, ataques de pánico, agorafobia o síntomas disociativos.

Los tipos de acoso que se describen son:

  • Horizontal: Se produce entre iguales, por ejemplo, entre compañeros.
  • Vertical ascendente: Se produce por parte de los subalternos del trabajador.
  • Vertical descendente: Se produce por parte de los superiores.

El móvil o intención de los hostigadores al realizar mobbing es lograr que, a través del hostigamiento infringido, el trabajador abandone su puesto de trabajo. Algunos motivos pueden ser:

  • Aspectos económicos (ahorrarse la indemnización por parte de la empresa).
  • La propia psicopatía o rasgos psicopáticos por parte del hostigador que disfruta al maltratar a otra persona.
  • Conseguir que quede libre el puesto de trabajo de la víctima para poner otra persona de su elección.

Los tres criterios diagnósticos más comúnmente aceptados por los investigadores europeos, que sirven para dilucidar si estamos o no ante casos de mobbing son la concurrencia de los siguientes factores:

  • La existencia de una o más de las conductas de hostigamiento internacionalmente reconocidas.
  • La duración del hostigamiento como algo que se presenta a lo largo de un período y por lo tanto que no responde a una acción puntual o esporádica. Se entiende que como mínimo a lo largo de más de 6 meses.
  • La frecuencia de los comportamientos de hostigamiento por lo menos semanal. (una vez o más a la semana).

Algunas de las estrategias de acoso moral perpetradas al trabajador son:

  • Abrumar a la persona con una carga de trabajo inasequible y con plazos de entrega irrealizables.
  • Asignar tareas o trabajos absurdos o sin sentido alguno.
  • Modificar el trabajo a realizar o sus responsabilidades sin decirle nada.
  • Menospreciar o menoscabar personal o profesionalmente a la persona.
  • Restringir las posibilidades de comunicarse, hablar o reunirse con el superior.
  • Ningunear, ignorar, excluir o hacer el vacío, fingir no verle o hacerle “invisible”.
  • Intentar desmoralizar o desanimar a la persona.
  • Evaluar su trabajo de manera inequitativa o de forma sesgada.
  • Humillar, despreciar o minusvalorar en público a la persona ante colegas o ante terceros.
  • Acusar sin base o fundamento por incumplimientos, errores, fallos, inconcretos, y difusos.

El perfil de las víctimas normalmente agrupa alguna de las siguientes características:

  • Alto nivel de moralidad y ética.
  • Elevado nivel de perfeccionismo e implicación en el trabajo.
  • Personas que tienden a defender sus derechos y los de los demás.
  • Gente inteligente y brillante, que destaca por encima de los demás.
  • Individuos que son socialmente atractivos y son escuchados y apreciados por los demás trabajadores.
  • Personas que están en riesgo de exclusión social por su situación económica, sexo, edad, etc.

Si usted cree que puede estar padeciendo una situación de acoso laboral no dude en consultar a un médico o a un psicólogo para poder tratar los síntomas descritos. Al mismo tiempo, recomendamos contactar con un abogado para que le informe de sus derechos y le indique la mejor manera de proceder.

Cómo superar el Mobbing

  1. Identificar el problema: Es importante que las empresas trabajen para evitar posibles situaciones de acoso laboral. Una buena manera consiste en realizar una auditoría exhaustiva de la organización ya sea de forma interna por parte del departamento de recursos humanos o a través de empresas externas especializadas. Otra acción que puede ser muy beneficiosa y preventiva es realizar cursos formativos en la empresa para los trabajadores para que conozcan la temática y estén familiarizados con este tipo de conflictos y así poder combatirlos de manera más eficaz. Por su parte, el trabajador debe estar informado por su propia cuenta del problema. De esta forma, será más fácil de identificar y así solucionar.
  2. Documentar y registrar las agresiones desde el inicio: De cara a una posible demanda judicial, es vital tener documentación física que pueda avalar nuestro testimonio. De esta manera tendremos más herramientas para poder negociar con la empresa para una resolución satisfactoria. También es muy importante hacer públicas las agresiones que se reciben en la intimidad y comunicarlas a compañeros, amigos, pareja, etc. A nivel psicológico, llevar el problema en secreto es muy perjudicial.
  3. Controlar y canalizar la ira: Nuestras posibles explosiones de ira y el resentimiento son los aliados naturales del acosador. Cuando perdemos los nervios el acosador ha conseguido justo lo que buscaba y nos debilita personalmente y nos hace perder credibilidad delante de nuestro entorno. Por lo tanto, debemos trabajar para desactivarnos emocionalmente y así evitar reaccionar de ninguna forma ante los ataques.
  4. Hacer frente al problema: El acosador, en el fondo, es cobarde y débil, necesitando adoptar una posición hostigadora para así sentirse fuerte. Debemos afrontar el Mobbing asertivamente y de forma directa pues es la única forma de hacer recular al hostigador o, en todo caso, protegernos emocionalmente y defender nuestros derechos y así mantener nuestra dignidad y autoestima. Por lo tanto, debemos dar respuesta a las calumnias y críticas destructivas con asertividad, descubre tu grado aquí, ni pasiva ni agresivamente.
  5. Proteger y guardar bajo llave los datos, archivos y documentos de nuestro trabajo: El hostigador puede intentar manipular estos datos en nuestra contra. Debemos desconfiar en todo momento del acosador sin llegar a obsesionarnos con ello. Al mismo tiempo, es importante evitar el aislamiento social el cual puede fomentar el empeoramiento de la situación. Debemos salir y afrontar socialmente la situación del acoso.
  6. Rechazar la inculpación del acosador: Antes de aceptar la culpabilidad analicemos la situación objetivamente, no nos culpemos sin más, justificando los agravios recibidos. Tampoco intentemos convencer o cambiar al hostigador, pues seguramente no quiere convencerse de nada. Cuando una persona ataca nuestros derechos y opta por agredirnos, no hay diálogo que valga. Los individuos sólo cambiamos cuando queremos o podemos, por lo tanto no intentemos enseñar a quién nos acosa.
  7. No caer en la inhibición: Insisto, contemos a los demás lo que nos está sucediendo. Hablar, comunicar, escribir relatar, cantar, esquematizar, dibujar o esculpir sobre el acoso es una de las terapias más beneficiosas. Al mismo tiempo, debemos desarrollar la propia formación y capacitación profesional.
  8. Solicitar la baja laboral o a la renuncia voluntaria del empleo: Antes de permitir que se nos destruya psicológicamente, de forma consciente debemos pedir la baja laboral o incluso abandonar nuestro trabajo. No hay nada más importante que nuestra salud emocional y continuar percibiendo el acoso de forma diaria puede dañarla enormemente. Si no hay más remedio, abandonemos. De la misma forma, desarrollemos la autoestima autónoma como medicación contra el acoso.
  9. Desarrollar el poder curativo del humor: Una vez hayamos avanzado en nuestro proceso de mejora psicológico, el recurso del humor nos puede ayudar a relativizar el problema. Antes, seguramente, deberemos gestionar nuestras emociones negativas, por ello es importante permitirse llorar por el daño propio
  10. Desde el principio, solicitar asesoramiento psicológico especializado y consejo legal: Es la mejor forma de estar preparados y defender nuestros derechos. Después de un buen trabajo psicológico, al final, uno de los objetivos es perdonar al acosador como forma de liberación.

Cómo actuar ante casos de mobbing

En este sentido, por suerte la difusión de la información de lo que es el acoso laboral y la reivindicación de los derechos del trabajador, ha hecho que cada vez sean más numerosos las situaciones de mobbing que son confesadas por la víctimas.

Ante una situación de mobbing, normalmente es necesario iniciar un asesoramiento legal para poder solucionar la situación existente, pues suele ser una situación que víctima y acosador viven de forma muy diferente, donde se han establecido unos roles patológicos que requieren ser extinguidos a menudo, ante la dificultad de poder cambiarlos.

En este sentido, un buen abogado encargado de un caso de mobbing debe ser capaz de transmitir a la parte contraria (empresario u otro trabajador) la situación de la víctima, y poder llegar a un acuerdo que normalmente implica la extinción del contrato laboral para que la víctima pueda quedar libre de la obligación de continuar con su empleo pero teniendo derecho a la prestación de desempleo, así como valorar la posibilidad de una indemnización adicional por los daños personales causados.

En este proceso legal, suele ser de mucha ayuda la existencia de un informe pericial del estado emocional de la víctima.

En nuestro gabinete desde hace años realizamos este tipo de documentos, que incluyen el estudio del caso por un psiquiatra y por un psicólogo, quienes realizan un amplio análisis del caso con diferentes tests psicológicos generales de psicopatología general así como también pruebas específicas de acoso laboral.

El resultado es un informe pericial por supuesto siempre sincero a la situación real, que incluye parámetros de validez y fiabilidad, y que expone de forma clara y contundente la situación sufrida. Por supuesto siempre velamos por respetar la reacción emocional y acompañamos a la víctima en el sufrimiento durante el proceso de realización de las exploraciones que hemos descrito anteriormente, pues para nosotros es fundamental su bienestar durante el proceso de evaluación.

Antes de proceder a la realización del informe pericial, se realiza una primera visita para valoración del caso en cuestión , se realiza una coordinación del caso con el abogado encargado del mismo y se presenta un presupuesto de los honorarios derivados de todo el trabajo posterior.

¿Cómo combatir el acoso psicológico laboral?

Para poder combatir esta plaga es muy importante informar y concienciar a la población sobre estos temas, pues, de entrada, sólo con el conocimiento se puede luchar ante tales injusticias. Las personas debemos conocer nuestros derechos como individuos y como trabajadores y debemos aprender a defendernos y a contraatacar. Si giramos la cabeza ante estos problemas, estamos colaborando de forma pasiva e indirecta a que este mal se cronifique y se perpetúe. Como sociedad es nuestra responsabilidad denunciar y combatir las injusticias para así poder mejorar nuestra calidad de vida y la de los más débiles que nos preceden y no pueden defenderse por sí mismos.

Helena Romeu Llabrés

Psicóloga clínica

Nº Col. 19543

Dr. Romeu colabora en asuntos legales con el despacho Fontelles Advocats, referencia en acoso laboral o mobbing.

10 consejos para superar el Mobbing
5 (100%) 1 voto