“No hay viento favorable para quien no sabe hacia qué puerto navega” (Séneca)

¿Te has preguntado alguna vez por qué tantas veces nos marcamos objetivos en nuestra vida profesional o personal que no acabamos realizando?

En ocasiones, la respuesta es sencilla: A menudo sucede que nuestros objetivos no están bien formulados. Ponerle remedio ya es otra historia, a menudo compleja, en la que intervienen muchos factores y en la que puede ser de gran ayuda el acompañamiento de un Coach.

Como punto de partida diría que una buena definición de objetivos hará que cuentes con muchas más posibilidades de alcanzarlos. En caso contrario, es posible que derroches esfuerzo, te desgastes, te acabes frustrando y apartándote de tu objetivo vuelvas a tu conocida “zona de confort”.

Dado que nuestro tiempo y nuestra energía son recurso a preservar, pienso es una estrategia inteligente afinar bien y dedicar un tiempo a fijar adecuadamente nuestros objetivos.

Para una correcta formulación, en coaching utilizamos el método S.M.A.R.T, que se basa en asegurarnos que nuestros objetivos cumplen con unas características concretas que los convierten en  “buenos objetivos”:

S: Specific. Específico. Un objetivo debe ser lo más concreto posible, si es muy general resultará complicado realizarlo y difícil comprometerse.

Por ejemplo, si digo: “Quiero ponerme en forma”, no estamos siendo nada específicos. Otra cosa muy distinta es decir: “Saldré a caminar de 7 a 8 de dos veces por semana”

¿Qué ocurre con los conceptos más generales? “Quiero ser más feliz” por ejemplo. ¿Qué te hace feliz? Si es apuntarte a clases de guitarra o compartir más tiempo con la gente que quieres, estarás siendo  especifico y podrás establecer fácilmente un “plan de acción”.

M: Measurable. Medible. Necesitas saber si lo estás logrando para saber si vas por buen camino o si por el contrario hay que retocar o modificar el plan de acción. Para ello hay que buscar indicadores, crear parámetros que midan las metas intermedias y permitan evaluar el proceso. ¿Cómo sabrás que vas por el buen camino? ¿Qué ocurrirá? ¿Cómo te sentirás?

A: Archievable. Alcanzable. Parece lógico pero a veces se nos escapa. Es importante tener claro que aquello que te plantees como objetivo no sea realmente un deseo, un sueño .. algo que depende de otras personas o simplemente del destino, cosa que en lugar de motivar lo que hará será frustrarte.

Comprueba que puedes ser proactivo, que tu objetivo depende de tu conducta y no de la conducta de terceras personas o simplemente de la suerte.

R: Relevant. Relevante. Ten en cuenta que para alcanzar cualquier objetivo es necesario  compromiso y fuerza de voluntad. Por ello es necesario que el objetivo sea realmente importante para ti, que esté alineado con tus valores

No sería “relevante” si te planteas un determinado objetivo porque es lo que los demás esperan de ti, por ejemplo

T: Time-framed.  El tiempo es un factor fundamental en el logro de tus objetivos. Deberás fijarte un plazo realista y si se trata de un objetivo a largo plazo, es conveniente que te marques pequeñas metas.

Elimina de tu discurso frases tipo “lo haré cuando pueda”, “cuando tenga tiempo” y similares que lo único que hacen es alejarte de tu objetivo

A todas estas características considero muy importante añadir las siguientes:

Formulado en positivo.

Focalízate en lo que quieres, no en lo que no quieres. Si piensas en negativo, mentalmente es probable que retengas esa imagen o circunstancia que no quieres y que revivas sus consiguientes emociones (miedo, ansiedad, frustración, rabia…)

Sería: “Quiero adelgazar” en vez de “No quiero engordar”

“Quiero hablar en público con tranquilidad” en lugar de “No quiero pasar nervios hablando en público”

Ecológico

Ten en cuenta las consecuencias que tendrá tu objetivo, no sólo en relación a tu persona sino también a tu entorno. Deberás por lo tanto valorar las consecuencias, de forma que el objetivo que te marques no suponga un perjuicio en alguna de las áreas de tu vida o de tu entorno. Si decides por ejemplo aumentar tus ingresos consiguiendo un trabajo adicional, deberías valorar la posibles consecuencias en términos de pérdida de tiempo para destinar a la familia, descanso etc

Recuerda que contemplar todos los aspectos mencionados en la definición de un objetivo puede marcar la diferencia entre lograrlo o fracasar en el intento. Pienso que vale la pena asegurarte de que lo estás haciendo correctamente para empezar el camino con buen paso.

camino

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy, te llevará a donde quieres llegar mañana” (Walt Disney)


Carme Pujol

Coach personal

Practitioner PNL

Master Ecología Emocional

Formadora

Profesora de Yoga

Licenciada en Derecho