“Solo sanamos de un dolor cuando lo padecemos plenamente” (Marcel Proust)

El duelo

El duelo es el tiempo durante el que pensamos, sentimos y hacemos cosas especiales que nos ayudan a asumir de forma saludable la ausencia del ser querido. El periodo de duelo es, por tanto, natural y necesario. El duelo es un proceso de adaptación, es un período de aprendizaje tras una de las experiencias más dolorosas y desgarradoras provocada por la pérdida de un ser querido.

La muerte a veces llega de golpe, otras veces precedida por una enfermedad. Sea como sea siempre produce dolor. Es com si tu también murieras, hay partes de ti que también mueren. En una primera etapa no podemos hacer más que vivir ese dolor desgarrador. Se anula nuestro poder de decidir qué podemos hacer. No podemos hacer nada más que vivir la emoción: dolor, rabia, tristeza, desesperanza, soledad, injusticia… Pero pasado un tiempo, cuando llegas a la aceptación, puedes decidir qué hacer con tu vida

La clave de la superación está en la aceptación de que la realidad es la que es y que la vida nunca volverá a ser la que era y en entender que a consecuencia de esa muerte yo soy un nuevo yo. Se abre una nueva etapa y hay que enfocarla en positivo, en poder sacar lo mejor que la vida todavía pueda ofrecernos.

Cuando perdemos a un ser querido no existen fórmulas mágicas para evitar el dolor, ya que el sufrimiento forma parte del dolor. Pero es posible superarlo. Las heridas se acaban curando. Los que han pasado por esta experiencia nos dicen que si, que es posible abandonar el blanco y negro y volver a ver la vida en color.

Un gusano que se transforma en mariposa hasta volar. Esta potente metáfora sobre la muerte puede aplicarse también al proceso de duelo. La persona en proceso de duelo al principio es un gusano, pero el proceso de duelo lo convertirá en mariposa.

Aunque el dolor puede que no desaparezca nunca, lo que sí desaparecerá será la angustia. La angustia y el dolor están juntos al principio del duelo, pero no son lo mismo. El dolor permanece como nostalgia, como añoranza y por amor a la persona fallecida. Pero con el dolor se puede vivir. La angustia, en cambio, desaparecerá poco a poco para dejarnos seguir adelante.

Etapas del Duelo

Durante el proceso de duelo las personas afectadas por la muerte de alguien cercano atraviesan por diferentes fases del duelo. No siempre se producen en el mismo orden ni tienen tiempo, cada persona necesita su propio tiempo. Es muy importante respetar el ritmo de cada persona.

A) Negación e Incredulidad: El impacto de la pérdida provoca confusión, angustia, creer que eso no está ocurriendo todo es extraño e irreal.

B) Ira: Se proyecta sobre cualquier cosa,junto con la rabia,y el sentimiento de culpa aparece,creyendo que se podía haber hecho algo más. Se busca un PORQUÉ de lo sucedido.

C) Depresión: La situación,no puede negarse por más tiempo y se entra en una fase de abatimiento y profunda tristeza.

D) Negociación: Etapa de compromiso con la verdad. La resistencia a aceptar la pérdida va cediendo y aparece una predisposición a dejarse ayudar y seguir adelante.

E) Aceptación: Es en esta fase donde se abre paso a la esperanza,a recordar al fallecido sin que provoque dolor. Entender que el dolor se puede vivir y se puede dar un color distinto a la vida. Haciendo algo más con la pena que aguantarla y es compartirla. Invertir de nuevo la energía en la vida y en los vivos.

Algunas cosas que se puede hacer para sentirse un poco mejor

Acercarse a los seres queridos, familiares y amigos para pasar el duelo

Abrazar a los seres queridos. Se ha demostrado que los abrazos son curativos.

Vivir lo cotidiano. No abandonar la vida cotidiana, pedir ayuda para las tareas cotidianas (sentirse acompañado para hacer la compra, estudiar, que le frieguen los platos un día, que le cocinen, o le miren el aceite del coche… son cosas ayudas que tienen más importancia de la que parece)

Dedicarse más tiempo a sí mismo para cuidarse

Respetar su ritmo. No hay un tiempo establecido para dejar de sentir angustia y desesperanza. Cada persona lo hace de forma distinta

Hablar y sentir. Un duelo que no se habla es un duelo que no se cura. Hablar de lo ocurrido, de cómo se siente uno, recordar a la persona fallecida es la mejor manera de sentirse mejor poco a poco y de hacer sentir mejor a los demás. Cada persona expresa el dolor de forma diferente, se llora, se grita, se escribe… No hay una forma mejor que otra. Pero sentir dolor y expresarlo es un derecho. Llorar es un derecho. El mar necesita correr. No podemos frenar la ola. La emoción es un mar que necesita salir por las lágrimas. Las lágrimas que no lloremos se quedaran atrapadas en el cuerpo y acabarán provocando enfermedades. Hay que diferenciar entre depresión (que es una enfermedad) y proceso de duelo (que es un proceso natural y “saludable”). Pero si el duelo no se vive, no se llora, no se elabora, el duelo se vuelve patológico.

Reconocerse vulnerable es un primer paso hacia la recuperación. Esté atento a los signos de alerta; si pasado más de un mes no consigue comer, dormir o atender su quehaceres normales, busque la ayuda de un profesional.

Ayuda profesional en atención psicológica individual

Siempre es recomendable la atención psicológica individual, un mínimo de 3 y 5 sesiones. Pero cuando la persona ha salido del estado de shock, y ya es capaz de escuchar a los demás, es muy positiva su incorporación al grupo de apoyo.

Durante el tiempo en que la persona asiste al grupo de apoyo seguirá recibiendo sesiones individuales de terapia para trabajar ciertos temas o dificultades especiales que vayan surgiendo.

Grupos de apoyo

El grupo basa su filosofía en la terapia de grupo desde la convicción de que para transitar por el proceso del duelo es mejor hacerlo acompañados por personas que han pasado por las mismas experiencias. Así nos sentimos escuchados y realmente comprendidos.

Los grupos de apoyo cuentan con un psicólogo o psicóloga (que aporta su conocimiento resultado del proceso de formación, investigación y documentación basada en estudios especializados) y un voluntario o voluntaria (que aporta la propia experiencia de haber pasado por la pérdida de un ser querido). La figura del voluntario es muy importante, actuando como “un espejo donde puedo verme en un futuro”.

Los grupos de apoyo se crean según el tipo de pérdida.

  • Grupo de madres/padres (que han perdido un hijo o hija o varios). La muerte de hijo es la más dura y difícil de superar, porque en definitiva tú le has dado la vida y no sabes quién ni por qué le ha robado su futuro.

  • Grupo de pareja (la segunda muerte más difícil de superar)

  • Grupo de otras pérdidas (hermanos, madres, padres)

Los grupos de apoyo suelen reunirse cada semana, en sesiones de una hora y media que siguen una estructura de 1) apertura de la sesión (salutación y revisión de la semana) 2) presentación del tema y participación colectiva y 3) cierre con resumen de la sesión. En casa sesión se trabaja un tema relacionado con el duelo.

Los grupos son abiertos, no hay un tiempo preestablecido de permanencia, sino que cada persona entra y sale del grupo cuando ha llegado su momento. Durante el tiempo de asistencia al grupo se requiere el compromiso de asistencia semanal, ya que la cohesión del grupo es muy importante.

Qué se puede trabajar en grupo

  • Conectar con la realidad de la pérdida

  • Tener esperanza de que es posible integrar este dolor y superarlo (para esto la figura del voluntario –una persona que pasó por este dolor y lo ha superado- es importantísima)

  • Aceptar el ritmo individual de elaboración del duelo de cada miembro

  • Contención del dolor

  • Establecer nuevas relaciones sociales

  • Solidaridad

  • Recoger el aprendizaje de esta vivencia

Objetivos del grupo de apoyo

  • Reconocer las emociones

  • Expresar emociones y sentimientos

  • Incorporar actividades gratificantes (sesión de cineforum, salidas, paseos)

  • Mejorar la comunicación social

  • Paliar la soledad

  • Compartir mi experiencia en un entorno comprensivo

  • Facilitar una actitud activa, no pasiva, ante el dolor

  • Ayudar a transitar por ese nuevo sendero implica todo un proceso de cambio y de adaptación que necesariamente va de la mano del duro y brutal sentimiento que provoca la pérdida de un ser querido. 

  • Ayudar a construir un este nuevo camino y acompañar en su recorrido acompañando el sentimiento de dolor que se mezcla con la desesperación que crea la ausencia.

  • Trabajar venciendo las dificultades que se nos presentan hasta conseguir la aceptación de la perdida durante el periodo de frustración, recogimiento, tristeza o recapitulación del recuerdo que abre una brecha que nos permite evaluar la relación con la persona que nos deja.

  • Entender que el dolor se puede vivir y que se puede dar un color distinto a la vida.

  • Encontrar un nuevo cauce e intentar volver a la vida después de la muerte de un ser querido.

  • Hacer algo más con la pena, que aguantarla y es compartirla.

  • Invertir de nuevo la energía en la vida y en los vivos.


Susanna Garcia Vila – Psicóloga

**********

Recursos

Guías: Explícame qué ha pasado – El momento más difícil – Duelo infantil y adolescente

Bibliografia:

Sanar la muerte de un ser querido. Mateo Bautista – Cecilia Bazzino. Editorial San Pablo

El camino de las lágrimas. Jorge Bucay. Editorial: Debolsillo

El duelo. Cómo elaborar positivamente las pérdidas humanas. Arnaldo Pangrazzi. Editorial: San Pablo

Explicame que ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños. Fundación Mario Losantos del Campo

Hablemos de duelo. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes. Incluye un apartado dedicaco a la discapacidad intelectual. Fundación Mario Losantos del Campo

Dejame llorar. Un apoyo en la perdida. Anji Carmelo. Editorial Taranna Edicions i Distribucions S.L.

Videos:

Documentos TV – El último viaje. http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-ultimo-viaje/360268/

El vol de la papallona – Capítol 3. El final de la vida. http://blogstv.laxarxa.com/elvoldelapapallona/2011/10/19/capitol-3-el-final-de-la-vida/

El vol de la papallona – Capítol 9. El dol. http://blogstv.laxarxa.com/elvoldelapapallona/2011/11/30/capitol-9-el-dol/

El vol de la papallona – Capítol 13. La mort, llei de vida. http://blogstv.laxarxa.com/elvoldelapapallona/

Filmografia:

Sobre la muerte de madre/padre:

Beginners (2011) The Boys Are Back (2009) ; Sunshine Cleaning (2009) ; The Secret Life of Bees (2008) ; Death at a Funeral (2007) ; Eye of the Dolphin (2007) ; The Savages (2007) ; Two Weeks (2006) ; Garden State (2005) ; In Her Shoes (2005) ; Big Fish (2004) ; My Girl (1991)

Sobre la muerte de la pareja, conyuge o amante:

The Boys Are Back (2009) ; Shrink (2009) Up (2009) ; Grace is Gone (2008) ; An Unfinished Life (2005) ; Angel Eyes (2001) ; Message in a Bottle (1999) ; Shadowlands (1994) ; My Life (1993) ; Love Story (1971)

Sobre la muerte de un hijo:

The Other Woman (2009) – Natalie Portman ; The Greatest (2009) – Pierce Brosnan, Susan Sarandon, Carey Mulligan ; An Unfinished Life (2005) – Robert Redford, Jennifer Lopez ; On a Clear Day (2005) – Peter Mullin, Brenda Blethyn ; The Unsaid (2001) – Andy Garcia ; Steel Magnolias (1989), – Sally Field, Shirley MacLaine ; La habitación del hijo (2001) – Nanni Moretti

Sobre la muerte de hermanos

Chalie St. Cloud (2010) ; The Secret Life of Bees (2008) ; Walk the Line (2006) ; In America (2002) ; Little Women (1994)

Sobre la muerte de amigos

Catch and Release (2007) ; The  Bucket List (2007) ; The lockout (2007) ; Mrs.  Palfrey at the Claremont (2005) ; Wit  (2001) ; Tuesdays with  Morrie (1999) ; Four Weddings and a  Funeral (1999) ; Nicholas’ Gift  (1998) ; Philadelphia (1993) ; Beaches (1988) ; Brian’s Song (1971) ; Midnight Cowboy (1969)