¿Cómo puedo superar una infidelidad de mi pareja?

superar infidelidad

La terapia de pareja para reconstruir puentes

En terapia de pareja uno de los motivos de demanda más habituales es la infidelidad. Seguramente, estamos hablando de una de las causas de crisis en la pareja más comunes y más antiguas de la historia de la humanidad: uno de los dos miembros de la pareja ha conocido a otra persona y empieza una relación fuera del matrimonio o del noviazgo, y cuando el otro se entera, se crea un malestar y una desconfianza totales en la relación. Volver a reconstruir el vínculo de pareja a menudo es complicado y por sí solas las dos personas muchas veces no pueden, de manera que acuden a terapia en busca de ayuda.

Un psicólogo de pareja es un profesional experto en la materia, objetivo e imparcial, una especie de árbitro que ayuda a la pareja, desde una posición aventajada a volver a encontrarse mutuamente y a reconstruir los puentes rotos.

¿Es normal ser infiel?

Antropológicamente hablando, no es tan extraño si pensamos en que hemos evolucionado de los animales. En la naturaleza, ¿qué especies son fieles? Pues la verdad es que la mayoría no, pues la idea es la propagación de la especie y para conseguirlo la forma más eficiente es tener cuantas más relaciones y con más especímenes mejor.

El ser humano no es monógamo por naturaleza pero en nuestra sociedad se ha convenido serlo y así es como todo está montado. Se trata pues de una convención social.

En el fondo, la monogamia tiene sus ventajas: nos ofrece comodidad y seguridad pero al mismo tiempo nos obliga a renunciar a una serie de impulsos y beneficios que, en muchos casos, son difíciles de controlar.

Más que hablar de normalidad, prefiero hablar de estadísticas y estas hablan por sí solas, pues algunas de las encuestas realizadas muestran que el 80% de los hombres encuestados y más del 50% de las mujeres (tanto a nivel nacional como europeo) reconoce haber cometido al menos una infidelidad.

¿Qué beneficios tiene ser fiel? ¿Por qué nos gusta tener relaciones estables?

  • La comodidad: tener una pareja y crear un núcleo familiar es cómodo. No tienes que preocuparte en buscar sexo pues, en teoría lo tienes en tu relación siempre que quieras. Tampoco tienes que preocuparte por buscar todos los otros aspectos beneficiosos que te aporta una relación. Es lo conocido, lo que se encuentra dentro de tu zona de confort.
  • La estabilidad: Tener una pareja estable te proporciona tranquilidad. Siempre sois los mismos, ya os conocéis, ya sabéis cómo funcionáis. No hay vaivenes emocionales para buscar compañero/a.
  • La seguridad: Si tienes pareja, puedes echar anclas, formar un hogar e incluso un núcleo familiar. Te aseguras un compromiso con el otro que te da seguridad económica, social, personal, familiar, entre otros.
  • Crear vínculos fuertes y permanentes: Cuando tienes pareja se establece una relación de confianza, un proyecto común y se puede desarrollar un amor estable y duradero, aspectos que no te ofrecen las relaciones esporádicas.

¿Qué beneficios tiene ser infiel? ¿Por qué somos infieles?

  • Pues muchas veces porque la relación no va bien. Simplemente es una consecuencia, como una especie de crónica anunciada. La infidelidad es el resultado de una mala comunicación, de un deterioro de la relación y destapa de repente una serie de cosas que no estaban funcionando adecuadamente. Los miembros de la pareja han ido distanciándose emocionalmente hasta que uno de los dos se encuentra a otra persona por el camino.
  • En muchos casos, el infiel reconoce que el hecho de serlo le sube la autoestima. Increíble pero cierto. El ser humano necesita quererse a sí mismo, pero en muchas ocasiones no lo consigue por sus propios medios y necesita de inputs externos para tener autoestima, como por ejemplo sentirse querido y deseado. En el fondo se trata de una manera errónea y desadaptativa de incrementar el amor propio.
  • La infidelidad puede aportar emoción, riesgo, adrenalina. En ocasiones, se trata de un tipo de adicción a estas emociones fuertes, al enamoramiento, un escape de la rutina o del aburrimiento. Hay gente que necesita de estas experiencias pues reconocen les aportan vida, acción, algo diferente de su rutina. En el fondo, se trata de otra manera disfuncional de actuar y seguramente, esconde detrás muchas carencias de la propia persona y/o relación.
  • Miedo al compromiso: Muchas veces, una infidelidad destapa un fuerte miedo al compromiso y a las relaciones estables dónde se crean vínculos fuertes y permanentes. Hay personas que les cuesta establecer vínculos sólidos con otras personas, ya sea porque en su infancia no los han tenido con sus padres o porque a lo largo de sus vidas han tenido malas experiencias en este sentido. La infidelidad acaba convirtiéndose en la excusa perfecta para no tener que comprometerse.

Y después de una infidelidad ¿Qué hacemos?

Pues a veces, la pareja es capaz de resolverlo por sí misma, pero en muchas ocasiones necesitan de algún tipo de ayuda externa. Acudir a terapia de pareja con un psicólogo experto en la materia es una de las posibles soluciones.

Normalmente, acuden a terapia los dos miembros de la pareja tras destaparse el engaño. El infiel se siente tremendamente culpable y el que ha sufrido la infidelidad acostumbra a estar muy dolido y con enormes sentimientos de incomprensión y rabia.

Mismo objetivo y sesiones individuales

Lo primero de todo, es asegurarnos de que los dos miembros de la pareja tienen el mismo objetivo: recuperar su relación. Es importantísimo que ambos miembros estén de acuerdo en los objetivos que quieren alcanzar, sino, el trabajo psicológico no deja de ser un vaivén de recriminaciones, manipulaciones, culpabilizaciones y reproches.

Si el objetivo es recuperar la relación, el psicólogo alternará terapia de pareja con sesiones individuales con los dos miembros para ir trabajando todas las dificultades. Será importante hablar de responsables y no de culpables, pues queremos construir no destruir. Todos deberán tomar conciencia de que el problema es de la pareja y por lo tanto, ambos miembros tienen parte de responsabilidad.

En el caso de la persona que ha sido infiel, se trabajará en la línea de investigar los motivos de la infidelidad. Si esta reside en dificultades personales, parte de la terapia se enfocará en resolverlas. Se pueden tratar temas de autoestima, de dificultad para establecer vínculos, de dificultades de autocontrol, problemas para obtener placer o beneficios de forma adaptativa, etc. Probablemente, se tendrán que afrontar también emociones de culpa y autodesprecio.

En cuanto a la persona que ha sufrido la infidelidad, se deberán explorar las emociones resultantes del engaño e irlas trabajando poco a poco: rabia, tristeza, dolor, sentimientos de incomprensión, desconfianza, celos, etc. Será importante también, concienciar a la persona de que la infidelidad no se explica por sí sola, sino que hay una serie de motivos que han llevado al otro a realizarla. Será vital explorar la responsabilidad compartida. También se deberá ayudar a la persona a darse la posibilidad de perdonar al otro, pues, en muchos de los casos, el que ha sufrido una infidelidad se había prometido a sí mismo que si algún día se encontraba en esta situación, jamás lo perdonaría. Seguramente existirán conflictos en cuanto a los valores y construcciones personales y sociales, los cuales también deberán afrontarse.

Sesiones de pareja

Al mismo tiempo, se tiene que hacer un trabajo conjunto exponiendo abiertamente los motivos de la infidelidad. Para poder continuar hacia adelante en la relación es vital entender qué ha fallado, pues se potenciará la empatía, la comprensión y el entendimiento mutuo.

comunicación en pareja

Seguramente, se deberá mejorar la comunicación en la pareja, para que ésta sea más sincera, abierta y de calidad ). Para mí, este es uno de los aspectos fundamentales.

También se trabajarán aspectos como:

  • El sexo en la pareja: en muchas ocasiones no funciona bien, ya sea por parte de uno o ambos miembros. En muchos casos, dentro de la pareja a penas se habla de sexo, es un tema tabú. Se establecerá una comunicación abierta, sincera y transparente para poder solucionar las posibles dificultades. Se harán ejercicios dirigidos a reconectar a la pareja, física y emocionalmente.
  • El tiempo y espacio de la pareja: la rutina, las obligaciones de la vida, las responsabilidades, hacen que las parejas dediquen cada vez menos tiempo a su relación. Esto crea distanciamiento y desvinculación. Se crearán espacios conjuntos para desarrollar el ámbito de pareja y así establecer nuevos vínculos y reforzar los antiguos.
  • Los pactos: Trabajando la comunicación se evidencian muchas carencias en cuanto a los pactos que establecen las parejas. Los roles no están claros, las funciones de cada uno son difusas, hay problemas con las normas y límites, existe desconocimiento o incomprensión acerca de las motivaciones y necesidades del otro. En muchos casos, hay malentendidos por falta de comunicación de calidad. Trabajar en la comunicación y en establecer pactos claros, explícitos y consensuados será una parte importante del trabajo a realizar.

Infidelidad y esperanza

En general, la infidelidad es un obstáculo que se puede resolver si ambos miembros así lo quieren y están dispuestos a trabajar y a colaborar con el psicólogo. En esta vida no hay nada decidido hasta que andamos por el camino y construimos día a día nuestra realidad, tal y como queremos hacerla. Si estáis en dificultades de pareja y queréis solucionarlo, quemad hasta el último cartucho, no sea que en el futuro os arrepintáis de no haberlo intentado todo.

 

Helena Romeu Llabrés

Psicóloga clínica

¿Cómo puedo superar una infidelidad de mi pareja?
5 (100%) 1 voto


+34 932 071 800