Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Neurología : Asfíxia
asfixia

Llamamos asfixia a cualquier situación en que el aire no entra en los pulmones. Como consecuencia, la sangre se queda sin oxígeno. Esta situación da lugar a la muerte si se mantiene más de cuatro minutos, en la mayor parte de las personas. Algunos deportistas muy entrenados, submarinistas por ejemplo, pueden aguantar tiempos mayores sin respirar.

Las causas de la asfixia son variadas. Entre ellas se encuentran el ahogamiento en agua, la aspiración de gases tóxicos, las sobredosis de drogas, accidentes por electrocución, obstrucción de las vías respiratorias por cuerpos extraños, y los casos de homicidio por sofocación (con un cojín, por ejemplo) o por estrangulamiento.

La consecuencia más inmediata, y más temible, de la asfixia, es el daño cerebral que se produce cuando no llega oxígeno al cerebro. Cuando nos hallamos ante una persona que ha sufrido cualquier tipo de asfixia, es importante reanimarla lo antes posible, con alguna técnica de respiración artificial.

La manera más ventajosa de realizar la respiración artificial, es la del boca a boca. En ella, se sopla aire directamente en la boca de la víctima, para llenarle los pulmones. El cuello debe estar flexionado hacia atrás, para evitar que la lengua tape la entrada de la laringe. Para soplar el aire en la boca, deben taparse las fosas nasales de la víctima. En niños puede insuflarse el aire al mismo tiempo en nariz y boca. Se debe llenar el tórax de la víctima, retirando después la boca y comprobando que el aire se expulsa. La frecuencia del proceso debe ir de unas 12 a 20 veces por minuto. Una vez iniciada, la respiración artificial no debe suspenderse hasta que el enfermo empiece a respirar por sí solo, o bien si un médico atiende al paciente. Cuando empieza a respirar no debemos descuidarnos, pues la respiración puede alterarse de nuevo.

En el caso de que el aire no entre en el tórax de la víctima, se debe comprobar que las vías respiratorias no estén obturadas. A veces, la inclinación de la cabeza no es suficiente. También puede ser que los bronquios estén obstruidos, lo que se puede corregir colocando a la víctima de lado y golpeando entre los omoplatos.

También es posible que haya una obstrucción por algún cuerpo extraño. Las obstrucciones más frecuentes se producen al tragar un pedazo grande de comida, que “va por mal sitio”. La respiración artificial no debe suspenderse hasta que el paciente respire por sí solo. Cuando esto se logra, debe seguirse comprobando que sigue respirando bien hasta que se le puede llevar ante un médico.

El atragantamiento con trozos de carne puede provocar asfixias graves. En estos casos es menester efectuar la llamada “maniobra de Heimlich, o “abrazo deloso”. Fue inventada por el médico estadounidense Henry Jay Heimlich, y consiste en la aplicación súbita de una presión sobre el abdomen de la víctima. El aumento de presión abdominal comprime el músculo diafragma y éste a los pulmones. Es como si apretáramos un globo para deshincharlo más rápido. Los pulmones expulsan aire a alta velocidad y, al mismo tiempo, el cuerpo extraño.

La maniobra se realiza situándose tras el paciente, rodeando su cintura con los brazos y situando las manos entre el ombligo y el borde inferior de las costillas, y presionando de forma fuerte hacia atrás y arriba.

Importancia de la asfixia

Si el oxígeno falta en el cerebro más de 4-6 minutos, es un tiempo suficiente para producir lesiones irreversibles; si la falta de oxígeno persiste durante más tiempo, se produce, por lo general, la muerte.

Algunas personas que han permanecido sumergidas en agua muy fría durante tiempos más largos, de 15 a 30 minutos, han podido ser reanimadas. Ello es debidoal llamado “reflejo de buceo” que provoca una reducción de la necesidad orgánica de oxígeno, así como un cierre de las vías respiratorias que impide la entrada de agua a los pulmones.

La respiración artificial debe iniciarse lo antes posible, pues son importantes las lesiones que produce la falta de oxígeno, aún en poco tiempo. El método de respiración boca a es mejor que cualquier otra técnica. Es el método recomendado porla Cruz Roja y otras organizaciones de primeros auxilios.

Respiradores

Existen aparatos mecánicos que permiten mantener la respiración de forma artificial. Algunos son portátiles, como los que utiliza la policía o el cuerpo de bomberos. Los aparatos denominados respiradores artificiales se utilizan para mantener la oxigenación de la sangre en las intervenciones a corazón abierto. Los pacientes con trastornos respiratorios graves pueden necesitar un ventilador mecánico: introduce elaire con cierta presión en los pulmones a través de un tubo que comunica la vía aérea con la nariz, la boca o incluso una abertura en la tráquea. Los pacientes en coma cuya respiración es dependiente del respirador durante más de 30 días pueden no recobrar la respiración espontánea. En el conocido y debatido caso de Karen Anne Quinlan, en 1976, el tribunal supremo de Nueva Jersey, en Estados Unidos falló que se pudiera desconectar el respirador mecánico bajo ciertas circunstancias de modo que el paciente en coma pueda morir con dignidad. La paciente recobró la respiración y vivió; sin embargo se estableció un precedente para la desconexión de aparatos de soporte respiratorio cuando no se registre ninguna actividad eléctrica en la corteza cerebral.

El masaje cardíaco

La reanimación cardiopulmonar el masaje cardíaco requiere un entrenamiento previo. Se realiza a pacientes que, además de la parada respiratoria tienen parada cardiaca. Se trata de reanimar la función respiratoria realizando la respiración artificial, y la función cardiaca realizando un masaje cardiaco en la zona torácica. Debe ser efectuada por personas con algún curso de rehabilitación, y mejor entre dos de ellas: una para la respiración artificial, otra para el masaje cardíaco.

Copyright 2014 Dr.Romeu G+ - Aviso legal