Dr.Romeu y Asociadas · Categoría "Dejar de fumar"
<< Volver a todos los artículos

Ayuda, consejos y terapias para dejar de fumar

Son muchas las personas que se preguntan día a día por cómo dejar de fumar, tratando de identificar algún tipo de método que haya sido efectivo en otros, para así replicarlo.
Una de las opciones que se está haciendo bastante popular en el último tiempo para lograr dejar el cigarrillo para siempre, consiste en optar por un tratamiento de hipnosis.

Dejar de fumar a través de la hipnosis

Según los profesionales y expertos en esta clase de técnica, las posibilidades de lograr olvidarse de una vez todas del gusto e interés por fumar están a disposición de todas las personas, pues es un procedimiento que se adapta a las necesidades particulares de la persona.
Además de lo anterior, en la actualidad los trabajos que se han realizado desde psicología han comprobado que la hipnosis para dejar de fumar es uno de los métodos más relevantes eficaces, al menos en lo que respecta a una comparación con las pastillas y los chicles.
Para explicarlo en pocas palabras, cuando se opta por una metodología como la hipnosis, lo que se pretende es trabajar de manera directa en el subconsciente la persona, para que de este modo se pueda reprogramar la mente y así evitar que se presente el denominado “síndrome de abstinencia” que tantas dificultades supone para quien se encuentra en proceso de desterrar el cigarrillo de su vida.

Ahora bien, es fundamental anotar que no se trata de esperar a que el terapeuta haga un chasquido con sus dedos para que a través de la hipnosis se pierda el interés por fumar. En realidad, es un proceso complejo que requiere tiempo y de una participación activa de la persona que quiere modificar o eliminar ese hábito de su vida
En conclusión, dejar de fumar (con la hipnosis) sí es posible, pero se requiere de voluntad, esfuerzo y dedicación para cambiar los patrones mentales que atan al organismo a este vicio.

Vamos a fabricar una droga con capacidad para enganchar violentamente a un 90 % de quienes la prueben, y que no manifiesta síntomas nefastos hasta muchos años después de consumirla. Sólo un 5 % de los adictos lograrán dejar la droga cada año, lo que garantiza una gran cantidad de usuarios.