Las sectas reúnen a personas que tienen en común una doctrina religiosa o ideología en concreta. Sus actividades difieren de una a otra, pero pueden variar desde unos simples cánticos hasta los sacrificios. Suele haber una persona que lidera el grupo, y ese poder a veces va más allá de los límites sensatos y acaba asesinando a sus seguidores.