Dr.Romeu y Asociadas · Blog · Psiquiatría : Litio como medicamento
litio medicamento

¿Me falta Litio doctor?

El litio es un metal de la familia de los alcalinos, ampliamente distribuido en la naturaleza. En el ser humano se pueden detectar infinitésimas cantidades de litio que, probablemente, se ingieren con los alimentos. No se conoce la función del litio en el cuerpo humano, al contrario que la función de sus compañeros de grupo, el sodio y el potasio.

En principio, el litio no le falta a nadie. Las pequeñísimas cantidades de litio que se pueden medir en el plasma humano no tienen ninguna función conocida. Pero la administración de suplementos de litio tiene ya antecedentes, tanto en Grecia como en Roma, utilizado en termas de aguas minerales alcalinas para diversos padecimientos, tanto físicos como psíquicos.

Historia del Litio

El litio, como elemento químico, fue descubierto en 1817. En 1840 ya se utilizaba uno de sus compuestos, el urato de litio, para el padecimiento de la gota.

Las aguas alcalínas litínicas tuvieron gran predicamento como diuréticas. Recordemos las “sales lithinées”, sales litínicas o, vulgarmente, “litines”, que hacia los años 50 perdieron su calidad de “medicinales” para pasar a ser una manera de mejorar el sabor del agua del grifo.

En 1949 un psiquiatra australiano, John F. Cade, descubrió el efecto de las sales de litio en casos de depresiones bipolares. En 1965 aparecieron los trabajos de M. Schou determinando la manera correcta de emplear las sales de litio, así como la cantidad de litio que era necesaria y la manera de controlarlo en cada caso concreto.

Si alguien pregunta “¿Me falta litio?” la respuesta es “No”.

En según qué casos de depresiones bipolares, la administración de litio es una terapéutica excelente.

No se conoce por completo el mecanismo del litio en el cerebro humano. Son muchas las acciones que realiza: aumento de excreción del agua, del sodio, del potasio, cambia respuestas bioeléctricas neuronales, interviene en mecanismos oxidativos de las neuronas, aumenta el intercambio de neurotransmisores como noradrenalina, pero disminuye la liberación de otros, como la serotonina…

Como medicamento: resulta el más eficaz tratamiento de las fases maníacas de las depresiones bipolares. En tal tipo de trastornos, las fases de depresión (polo bajo) son seguidas de fases de euforia patológica y comportamiento desmesurado sin control (polo alto, o fase de manía).

Manía, en griego, significa “locura”, y a eso se refiere la palabra en las depresiones bipolares. El paciente bipolar, en fase maníaca, se siente prepotente, superior, capaz de hacer de todo y de gastar sin mesura lo que tiene o lo que no tiene.

La segunda utilidad del litio es mejorar el efecto de los antidepresivos, por lo que se asocia a estos en casos de depresiones resistentes.

Las sales de litio se emplean en tabletas de unos 400 mg por vía oral. El efecto terapéutico del litio se produce cuando el ion litio alcanza de 0.5 a 1.4 mEq/l (miliequivalentes por litro) de plasma.

Es necesario hacer análisis de sangre con frecuencia mensual al principio, trimestral después, y cada vez que se cambia la dosis de litio por vía oral.

Los riesgos de intoxicación solamente existen si no se controlan los niveles en plasma.

El litio “avisa”. Cuando el nivel plasmático es mayor del indicado (1.4 mEq/l) suelen aparecer efectos molestos: sequedad de boca, temblor en manos, náuseas, sed, diarreas, gastritis, aumento de la cantidad de orina.

Niveles plasmáticos adecuados de litio

Los niveles plasmáticos adecuados son de 0.6 a 1.2 mEq/l en casos de depresión bipolar, y de 0.4 a 0.6 mEq/l en depresiones resistentes.

Los niveles son tóxicos por encima de los 2 mEq/l. Ello puede provocar alteraciones del ritmo cardiaco, afectaciones neurológicas (descoordinación por afectación del cerebelo, convulsiones, desorientación, etcétera.) y afectaciones renales. Cualquier análisis de litio que dé cifras por encima de 2 mEq/l obliga al ingreso hospitalario, para la eliminación del exceso de litio (lavado de estómago, diuresis forzada con riñón artificial).

  • Empleado bajo el control de profesionales que dominen la farmacología del litio, y que sepan advertir al paciente de las ventajas y desventajas, el litio no es en absoluto peligroso. El control de los niveles plasmáticos es totalmente obligado, así como los chequeos periódicos en pacientes que deban tomar las sales de litio a largo plazo. En las depresiones bipolares los episodios maníacos consisten en un estado de ánimo anormal, expansivo o irritable, con autoestima exagerada, disminución de la necesidad de dormir, ganas inmoderadas de hablar pasando incansablemente de un tema a otro, agitación psicomotriz y realización desmedida de actividades placenteras que tienen amplio potencial para producir consecuencias graves (compras irrefrenables, inversiones alocadas, indiscreciones sexuales…)
  • Los tratamientos con litio tienen un coste económico muy bajo, por lo que no es raro que los administradores del gasto sanitario se sientan muy inclinados a recomendarlo.
  • A pesar de su aparente inocuidad, fruto de su fama de “natural”, el litio es un metal con alto potencial para la intoxicación, como también sucede con el plomo, el mercurio, el aluminio o el arsénico.
  • Medicamentos concretos para su empleo en depresiones bipolares. En España únicamente existe uno, con tabletas de 400 mg de carbonato de litio (Plenur®). Se expende con receta médica, y solamente debe ser usado bajo control de un médico, y con análisis de sangre frecuentes para vigilar el nivel en plasma. Su prospecto explica las contraindicaciones, las incompatibilidades y las precauciones para su uso.
  • Productos “dietéticos” o “suplementos dietéticos” que se venden en tiendas de dietética, herboristerías y tiendas de “productos naturales”. No pasan control de la Dirección de Farmacia. No quedan claras las dosis. No explican de forma rigurosa las contraindicaciones absolutas (especialmente el embarazo).
  • Sales litínicas para mezclar con el agua. Se venden en supermercados y colmados. Son los sobres genéricamente llamados “litines”. Llevan dosis poco importantes de litio, pero siguen estando contraindicados en mujeres gestantes. A veces se venden bajo el nombre de “soda”, pero los que contienen litio lo reflejan en la fórmula escrita en el envase.
  • En aguas minerales alcalinas (por ejemplo las de Caldas de Malavella, Vichy Catalán, etc.) se encuentra Litio, aunque en dosis tan bajas que parecen excluir su contraindicación. También hallaremos litio en todos los elementos vegetales y animales que vayamos a usar en nuestra alimentación.

Interacciones del litio con otros medicamentos

Es importante que quien deba tratarse con llitio conozca las posibles interacciones de éste con otros medicamentos, y que consulte a su médico acerca de ello.

  • Teofilina y sustancias parecidas, que se administran a enfermos asmáticos.
  • Algunos antibióticos (tetraciclina, espectinomicina, metronidazol).
  • Anticonvulsivantes. Hay que tener mucho cuidado con la carbamazepina (Tegretol®) que es un excelente medicamento antimaníaco, como el litio, pero que no debe ser administrado conjuntamente con él.
  • Antidepresivos. Cuando se administran conjuntamente, lo que es perfectamente correcto, hay que extremar los controles plasmáticos y preferir niveles alrededor de 0.4 mEq/l.
  • Antihipertensivos. Los riesgos se han descrito con metildopa, prazosin , propanolol, clonidina, e inhibidores de la ECA .
  • Antiinflamatorios, antirreumáticos, analgésicos.
  • Medicamentos para el hipertiroidismo.
  • Tranquilizantes tipo benzodiacepinas.
  • Vasodilatadores de la familia de los bloqueadores de los canales del calcio.
  • Digoxina (un protector del corazón).
  • Disulfiramo (un aversivo contra el alcohol).
  • Diuréticos, que se dan en casos de hipertensión, insuficiencia cardíaca, etcétera.
  • Alcohol. L-Dopa (un antiparkinsoniano).
  • Marihuana y derivados del cannabis, en general.
  • Metamucil (un laxante).

Precauciones y contraindicaciones

  • El litio puede provocar trastornos en el feto si lo toman madres gestantes. El embarazo es una contraindicación absoluta para el litio.
  • El litio es neurotóxico, especialmente en personas con enfermedades degenerativas del cerebro (Alzheimer, demencia senil, etcétera.). También empeora una enfermedad muscular, la miastenia grave.
  • El litio aumenta la cantidad de glóbulos blancos en algunas ocasiones, lo que no es grave. Está contraindicado en personas con leucemia.
  • Los enfermos de riñón ven aumentados sus problemas, pues la eliminación renal del litio es difícil. si deben tomar litio, debe ser bajo el control de su nefrólogo.
  • El litio puede reducir la función del tiroides, y llega a provocar bocios en un 2-4 % de pacientes.
  • Un 20-30 % de pacientes tratados con litio aumentan su peso de 5 a 10 kg.
  • El litio pasa a la leche materna, por lo que no es conveniente que lo tomen mujeres que están amamantando a sus hijos.
Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Copyright 2014 - Desarrollo y SEO iSocialWeb.com - Psicologos en Barcelona en Google Places Dr.Romeu G+ - Aviso legal